Cultura

Explosión de un taxi en Recoleta: ¿Por qué un auto estallar como en el cine?

Explosión de un taxi en Recoleta: ¿Por qué un auto estallar como en el cine?

La escena del taxi que se prendió fuego y luego explotó en Recoleta vuelve a generar la pregunta que muchos se hacen: ¿Puede explotar un auto de combustión interna?

El cine nos han hecho creer que sí, con vehículos que incluso explotaban en el aire mientras caían de un precipicio y antes de tocar el suelo.

La primera respuesta es no, un auto en buenas condiciones y en condiciones de uso normales no debería explotar, a pesar de que llevan un material altamente inflamable en sus tanques.

Hoy se utilizan distintos tipo de combustibles para alimentar los motores de combustión de los autos: nafta, gasoil y gas (GNC y GLP) son los que mayoritariamente se usan en nuestro mercado.

Pero no todos se comportan de la misma manera frente a distintas situaciones.


Motores nafteros


En el caso de los modelos nafteros es un mito que pueda explotar. En un uso normal es prácticamente imposible que el vehículo vuele por los aires.

Frente a un desperfecto pueden ocurrir varias cosas. Lo primero que sucede en caso de una falla, por ejemplo que se desprenda una manguera de combustible, es que el vapor de la nafta comience a arder.

Es prácticamente imposible que un auto naftero explote.

Es prácticamente imposible que un auto naftero explote.

Pero los depósitos de combustibles llevan válvulas de seguridad que evitan que el calor de un eventual fuego evapore rápidamente la nafta, que podría producir la explosión del tanque por un exceso de presión.

La nafta como líquido no se enciende, pero sí se evapora con mucha facilidad y son esos vapores los que pueden arder rápidamente. Es por eso que si existe alguna fuga, la chispa más pequeña puede iniciar la combustión.

Por eso siempre es recomendable tomar precauciones al cargar combustible y evitar situaciones como la del cigarrillo o la del teléfono celular, ya que la radiaciones del mismo podrían encender la nafta.

En caso de que se perciba olor a nafta, es una señal que hay una pérdida que está generando una buena cantidad de vapores, que más que una explosión pueden producir un incendio.

En esos casos hay que alejarse del vehículo y evitar cualquier elemento que esté muy caliente o que pueda generar chispa.


Motores Diesel


En el caso de un auto con motor gasolero es todavía menos probable que explote. El gasoil llega a arder únicamente cuando llega a una temperatura muy elevada y está expuesto a ese gran calor durante varios segundos.

Otra característica que hace que el Diesel sea muy poco propenso a producir una explosión es que su combustión se produce de un modo más lento que el de la nafta.

Por eso el riesgo de incendio existe pero es mucho más bajo. Y para que eso ocurra tendría que aparecer una gran fuga de combustible que se caliente lo suficiente como para que se encienda.


Motores a GNC y GLP


Los vehículos que utilizan gas para moverse sí tienen una probabilidad de explotar pero se tienen que dar condiciones muy particulares.

Entre ellos, los que menos posibilidades tienen son los más populares, los que llevan GNC (gas natural comprimido), ya que la explosión se podría generar si existiese una fuga en un lugar cerrado: una simple chispa sería suficiente.

Para que explote un auto con GNC se tienen que dar condiciones muy particulares.

Para que explote un auto con GNC se tienen que dar condiciones muy particulares.

Pero la fuga debería ser muy grande como que se genere una explosión en un lugar abierto. El GNC se dispersa con mas facilidad en el aire que el GLP (gas licuado de petróleo), opción utilizada en algunas provincias del país que no cuentan con redes de gas natural.

Los depósitos en donde se carga en GNC son metálicos y muy resistentes, que no se pueden llenar en su totalidad como medida de seguridad ante un impacto que lo deforme.

De hecho, es más común un anclaje deficitario, que puede provocar el desprendimiento del cilindro con potencial lesiones por golpe contra algún ocupante, que fugas en un sistema homologado.

Por eso, en los casos previos de explosiones en vehículos a GNC, siempre hubo alguna falla en el sistema de seguridad o alguna adulteración del mismo.