Cultura

La escena que dio nombre a Mafalda: Dar la cara, la película de José Martínez Suárez

La escena que dio nombre a Mafalda: Dar la cara, la película de José Martínez Suárez

Tachaduras, subrayados, anotaciones al margen y un efecto secundario. Ni José Martínez Suárez ni David Viñas imaginaban que de sus reuniones y desacuerdos de preproducción surgiría algo más que una película. La escena más irrelevante dando nombre a la niña de tinta más importante de la Argentina. 

Dar la cara se estrenó en 1962, con Leonardo Favio de por entonces 24 años. Fue el resultado de varias peleas entre el director y el guionista, y gracias a una mediación "desempate" de Leopoldo Torre Nilsson se logró un acuerdo narrativo. Lo contaba con elegancia Don Martínez Suárez, el hermano de Mirtha.

"Después de que vieron mi película El crack me contactó Ernst Kehoe Wilson para conversar sobre el guión de Viña llamado entonces Salvar la cara. Me citó en una oficina de Riobamba y Santa Fe. No me interesó tanto. Después de más de dos meses de encuentros en mi casa y la de Viñas, algo no me cerraba. Yo tenía mis objeciones. '¿Y si lee Nilsson todo esto para el desempate?'. Leopoldo leyó el texto y coincidió en 9 de los 12 cambios que yo había hecho. Asunto cerrado y empezó el rodaje".

Pablo Moret y Nuria Torray en la escena de "Dar la cara" que inspiró el nombre de Mafalda.

Pablo Moret y Nuria Torray en la escena de "Dar la cara" que inspiró el nombre de Mafalda.

La trama: después de la colimba, tres jóvenes intentan encarar rubros distintos (el cine, el ciclismo y la política). El aspirante a director es en la historia Mariano (Pablo Moret); el aspirante a campéon con bicicleta es Beto (Favio). En el minuto 48 Quino encontró inspiración para el nombre de su criatura. Moret y la barcelonesa Nuria Torray dialogan a los pies de un moisés. La escena hubiera podido no existir y no hubiera cambiado el desarrollo del filme, pero resultó un acto fundacional, el disparador del nombre de la gran historieta.

En ese segundo en que la beba llora, alguien pregunta cómo se llama, y surge esa línea reveladora del libreto a la que Joaquín Salvador Lavado Tejón (Quino) prestó especial atención en la sala de cine. El historietista (a quien una agencia de publicidad le había encargado una tira familiar) andaba necesitando un nombre mujer que empezara con "m" y la respuesta llegó desde la pantalla grande. "Mafalda, nombre de princesa".

Leonardo Favio en "Dar la cara".

Leonardo Favio en "Dar la cara".

La temática de Dar la cara nada nada tiene que ver con ese personaje bebé cuyo nombre cambiaría el curso de la historia gráfica. El servicio militar, la vida universitaria, la efervescencia de la década del '60, los movimientos estudiantiles, el debate educación laica o libre, los estratos sociales, el después de Perón, Frondizi, los sueños juveniles y el adiós a la inocencia, todo eso revuelto se ve en la película, con un encantador Favio con casco, piernas afeitadas y a puro equilibrio en dos ruedas.

Cuenta la leyenda que Leonardo entrenó como profesional y pedaleó desde el centro porteño hasta El Tigre cada mañana antes de rodaje. El elenco es un dream team: Lautaro Murúa, Ubaldo Martínez, Guillermo Bredeston, Dora Baret, Luis Medina Castro.

La joya en blanco y negro subida completa a YouTube regala perlitas como Pino Solanas y Adolfo Aristarain en roles de extra, música del Gato Barbieri y guiños a Villa Cañás. No hay decorados, la cámara pasea siempre por locaciones reales. Es una foto valiosa de una época. "Si alguien necesita saber como se vestía, cómo se comía, se bailaba y se hacía el amor por entonces hay que ver Dar la cara", explicaba "Josecito" sobre su segundo filme, en una entrevista en Filmoteca, por La TV Pública. "Representa un momento exacto. Buscábamos hasta las palabras que estaban comenzando a usarse". 

El afiche de "Dar la cara", la película de Martínez Suárez con Leonardo Favio.

El afiche de "Dar la cara", la película de Martínez Suárez con Leonardo Favio.

Después de penurias económicas que casi cancelan la cinta, la producción encontró ayuda en un empresario vinculado a la industria de la carne. Finalmente, el estreno de Dar la cara fue el 29 de noviembre de 1962, semanas antes de la irrupción de la novela de Viñas. Mafalda fue publicada por primera vez el 29 de septiembre de 1964 (en la revista Primera Plana).

Martínez Suárez remarcaba que para desencanto de Viñas nunca había leído el texto novelado para "no romper el sentimiento" hacia lo que habían logrado cinematográficamente. Alguna vez soñó dirigir una secuela sobre qué había pasado con los tres protagonistas, cómo el sistema y el tiempo había aplastado sus ilusiones de juventud (o no), pero el deseo nunca pasó de un boceto.

Leonardo Favio en una escena de "Dar la cara"

Leonardo Favio en una escena de "Dar la cara"

Se desconoce el destino de esa bebita del filme (nunca vemos más que la cima de su cabeza, es apenas un sollozo en un moisés invadido de volados). Sí sabemos cuánto creció la otra, la que nació grande y se hizo universal, la que irrumpió como pretexto para la venta de electrodomésticos y terminó denunciando la máquina del capitalismo, la que el 30 de septiembre quedó huérfana de Quino y nos hizo sentir esa orfandad a sus lectores.

Mirá también