Cultura

'Paraíso', para que el Premio Nobel 2021, Abdulrazak Gurnah, deje de ser un desconocido

'Paraíso', para que el Premio Nobel 2021, Abdulrazak Gurnah, deje de ser un desconocido

Cuando se supo el nombre del ganador del Premio Nobel de Literatura 2021 hubo como una consternación, un malestar. Pocos habían oído hablar de Abdulrazak Gurnah. O criticaban que se premiara a un africano que, en realidad, vivía desde los 18 años en Gran Bretaña y escribía en inglés y no en swahili, la lengua de su pueblo. Es decir, que se volviera a premiar a un británico.

Un británico nacido en Tanzania. O, más exactamente, en la isla de Zanzíbar, porque Tanzania no existía cuando él nació, en 1948.

Abdulrazak Gurnah tenía, sin embargo, un recorrido hecho. Una mirada sobre África. Que se ve un su novela Paraíso, que acaba de ser publicada en la Argentina. "Es una historia donde él cuenta cómo el comercio entre los hombres sirve para abandonar la esclavitud, para crecer incluso espiritualmente", contó a Clarín Julieta Leonetti, la argentina que lo hizo traducir, en 2003.

paraiso

Todo empieza con un niño, Yusuf, que se entusiasma cuando llega al pueblo su "tío". Viene, lo reciben con honores, cuando se va le da una moneda. Pero algo va a pasar, ya lo sabemos. La novela arranca diciendo: "Empecemos por el niño. Se llamaba Yusuf y cuando tenía doce años tuvo que abandonar su hogar de manera repentina".

Eso: en una de esas visitas el padre le dirá que se va con el tío. El padre le debe plata, no puede pagarle, en fin. "Te vas con el tío Aziz"; le dice y listo. Le habla de trenes, del mar. El chico lo vive como algo irreal. No piensa adonde va, menos que es para siempre.

Pero así es. Fuera de su casa, Yusuf va a saber primero que el tío no es tío y luego que trabajará hasta que el padre pueda pagar la deuda. En el medio vemos el papel de los árabes en esa zona de África, -"cuando empezaron a venir, comprar esclavos de esta zona era como coger fruta de un árbol- y las enormes diferencias entre la gente de la costa y los "salvajes", del interior.

Gurnah en las librería de Londres. Tras ganar el Premio Nobel de Literatura. Foto AFP

Gurnah en las librería de Londres. Tras ganar el Premio Nobel de Literatura. Foto AFP

Pero la gran pregunta, dijo el autor a Clarín, es: "¿cómo fue que los europeos vinieron y simplemente tomaron el control?"

La respuesta que encontró, dijo, es que "fueron las divisiones entre las culturas". Los devoraron los de afuera, diría, si hubiera leído el Martín Fierro.

Ida y vuelta por África en las caravanas del "tío"-comerciante, veremos esas diferencias, lo que cada pueblo opina del otro, los enfrentamientos, las creencias y cómo va creciendo el mito de los europeos invencibles, que tienen ropa de metal y saliva venenosa.

Esos odios, dice Gurnah, abrieron la cuña por donde entró la conquista. Un libro para animarse a viajar por otros mundos y animarse -más difícil- a reconocer donde nos pega de cerca.

PK