Cultura

Pese a todo, "Wonder Woman" va por la tercera

Pese a todo,

“Mujer Maravilla 1984” (“Wonder Woman 1984”) es uno de esos tanques de Hollywood que, de no haber existido la pandemia de 2020, se habría estrenado en los cines del planeta hacia mediados de junio. Pero ni esta superheroína pudo enfrentarse al coronavirus, y fue por eso que los ejecutivos de Warner aplazaron más de una vez su estreno hasta encontrar alguna estrategia de lanzamiento o plataforma vinculada con el estudio, ya que HBO Max, que fue finalmente la elegida, no está difundida como Netflix. En nuestro país llegaría a mediados de este año..

La misma mujer maravilla que ayudó a los Aliados a ganar la Primera Guerra Mundial, como inmortal que es, ahora vive en los Estados Unidos de la década de 1980 y trabaja en el Museo Smithsoniano. Su vida transcurre haciendo el bien, sin llamar la atención con sus acciones de superheroína, hasta que el FBI pide que se investigue una rara pieza antigua, una reliquia que debe ser examinada por la nueva gemóloga, Barbrara Minerva, una nerd que daría cualquier cosa por tener la gracia, fuerza y sex appeal de su colega Diana. Pero, justamente, el simplón argumento de esta “WW84” es que la reliquia tiene la cualidad de realizar cualquier deseo por imposible que parezca. Así es como sin poder evitarlo logra que su amado piloto, fallecido en la película anterior, reencarne en el cuerpo de un desprevenido ingeniero, que Minerva consiga todas las cualidades que envidiaba en Diana, incluido sus superpoderes que no sabe controlar y, peor aun, que un ambicioso estafador de negocios petroleros se otorgue a sí mismo el monopolio del petróleo mundial.

Este secuela de la taquillera “Mujer Maravilla” empieza bien, con un prólogo en el paraíso de las amazonas donde creció Diana Prince, con una espectacular olimpíada femenina, y sigue en los años 80 con una serie de gags sobre los tics de la moda de la época. Pero pronto el argumento se debilitay pierde ritmo, lo que queda claro cuando la primera verdadera escena de superacción digna de un film de superhéroes aparece rondando los 90 minutos del metraje (es una excelente persecución de camiones con ecos de Indiana Jones).

Con tanto bache narrativo surgido de un guión desparejo, las carismáticas actuaciones de la heroína Gal Gadot, la nerd convertida en chica superpoderosa Kristen Wiig, y el villano Pedro Pascal (Chris Pine en cambio est bastante descolorido) no pueden hacer mucho ante un despropósito como la duración de dos horas y media. Con todo, esta “Wonder Woman 1984” logró muy buenos números en la taquilla mundial teniendo en cuenta lo alicaído del box office de la pandemia. Lleva recaudados mundialmente casi 120 millones de dólares desde su estreno el pasado 16 de diciembre, y ya hay luz verde para una tercera parte con el mismo tándem de la directora Patty Jenkins y la actriz Gal Gadot.

Suscribite a nuestro newsletter