Cultura

"Salvar el fuego", de Guillermo Arriaga: violencia, narcos y amor en el México actual

Mexicano como Juan Rulfo, Guillermo Arriaga le rinde un considerado homenaje al autor de Pedro Páramo en su novela Salvar el fuego, última ganadora del Premio Alfaguara de Novela. Y es que uno de los personajes –no revelaremos quién– comparte con los de aquel escrito de Rulfo una condición esencial y particular desde la cual narra.

Antes de conocerse este guiño a la narrativa mexicana (y los hay también a Jorge Luis Borges y a otros escritores), se desarrolla toda una historia de amor, que es la que en definitiva mueve los hilos de esta novela de 659 intrigantes páginas, con ribetes de tragedia shakespereana a lo Romeo y Julieta, pero con un escenario mexicano del siglo XXI: peleas de narcos, corrupción política, injusticia social, racismo, desigualdad, discriminación, crisis económica, muertos.

El escritor mexicano Guillermo Arriaga nació en Ciudad de México hace 62 años. Foto Télam.

El escritor mexicano Guillermo Arriaga nació en Ciudad de México hace 62 años. Foto Télam.

No es casual el ingrediente "cinematográfico" que corre por las páginas de Salvar el fuego. Además de autor de otros libros como El Salvaje (2016), Premio Mazatlán de Literatura 2017, Arriaga es el guionista de las consagradas películas Amores perros, 21 gramos y Babel, una trilogía de narrativa no lineal, donde la vida y la muerte aparecen como temas centrales. Lo mismo pasa en esta novela.

Marina, la protagonista, es una coreógrafa de una clase acomodada; tiene marido, tres hijos, una casa, chofer, niñeras, empleadas. Y sin embargo, le falta algo. A sus coreografías, por ejemplo, les falta fuego. En medio de su angustia existencial, termina montando una jugada danza en una cárcel, donde se enamora perdidamente de un parricida, y de paso, galán de esta historia: José Cuauhtémoc.

Así como el amor es correspondido, las condiciones para que ese amor se dé son como mínimo adversas: ella es una niña bien; él es un reo –alto, rubio, ojos claros– encarcelado de por vida. No obstante, pasa de todo. Una pregunta pone a prueba al personaje en un momento clave: “Si mi casa se quemara y solo pudiera salvar una cosa, ¿qué salvaría? El fuego, el fuego, el fuego”.

Salvar el fuego

PC