Economía

Tras la polémica escena, la producción de Tinelli firmó un acuerdo con el Centro Ana Frank

Tras la polémica escena, la producción de Tinelli firmó un acuerdo con el Centro Ana Frank

Tras la polémica, la reparación. Luego de que se desatara un escándalo cuando una participante de Showmatch mostrara una foto de Ana Frank durante una coreografía, la empresa de Marcelo Tinelli y la Casa Ana Frank de Argentina firmaron un acuerdo por el que integrantes de la producción del programa visitarán el museo este martes y luego emitirán un informe al aire.

El acuerdo, al que Clarín tuvo acceso en exclusiva, surgió luego de que el propio Tinelli y su equipo se comunicaran con Héctor Shalom, presidente del museo, para pedir disculpas por lo sucedido en la emisión de anoche.

Todo empezó cuando Sofía “Jujuy” Jiménez mostró una imagen de la niña -que murió en el contexto del Holocausto en 1945- mientras cantaba una canción de Paulina Rubio que en su estribillo dice “Yo no soy esa mujer que no sale de casa”.

Ana Frank es uno de los símbolos del Holocausto porque escribió un diario íntimo durante los dos años que estuvo escondida en una casa de Amsterdam junto a su familia, ocultándose de los nazis.

En el comunicado, firmado de manera conjunta por los productores ejecutivos de Showmatch Chato Prada y Federico Hoppe y el director de la Casa Ana Frank, se aclara que si bien este entendimiento no le “quita dimensión a lo que esto ha generado”, lo que se busca es “convertir el doloroso episodio en una experiencia educativa como forma de abordar el tema”.

“Esto no borra el daño pero de alguna manera lo sana con un acto propositivo”, expresó Shalom en diálogo con Clarín.

Las primeras reacciones

Horas antes, la sede argentina de la Casa de Ana Frank había manifestado su repudio al uso de la imagen de la niña.

“es llevar la banalización del Holocausto a una expresión extrema. Es un acto de humillación a las víctimas, a los sobrevivientes y a quienes elijen la dignidad humana como opción de vida”.

“Ana Frank no se quedó en su casa porque fue una mujer sometida sino que tuvo que esconderse para escapar de la persecución de la maquinaria nazi. En su encierro tuvo el más significativo acto de resistencia que fue escribir un diario”.

Luego, fue el actual titular de la Liga Profesional de Fútbol quien intentó apaciguar las aguas publicando un mensaje de quien está a cargo de la Sociedad Hebraica Argentina, Jonathan Lemcovich, quien pidió tener en cuenta el "contexto" en el que apreció la imagen de Ana Frank.

No todo pasa

Como respuesta, el diputado Wolff abandonó en sus redes sociales la presentación de la lista de precandidatos del Frente de Todos y volvió a referirse a la polémico generada en torno al programa televisivo.

"La idea es que escuches a los que nos molesto, no a los que no. Y somos muchos. Educar sobre la Shoa es contar lo qué pasó (para mí), no bailar banalmente", escribió.

Poco después se conoció tambien la posición de la DAIA. "La figura de Ana Frank reúne significados educativos y del uso de la memoria muy sensibles", expresaron a través de la cuenta oficial de twitter,

Y agregaron: Su figura, su trágica historia, nos demuestran la capacidad de las sociedades para desatar racismos, persecuciones y el quiebre de la empatía, sobre todo, Ana y su familia, estuvieron obligados a esconderse para no morir, y fueron delatados por sus propios vecinos con el final trágico conocido por todos. Por ello, utilizar su rostro adolescente en una coreografía de un programa televisivo, fue desafortunado y confuso, dejando de lado su lucha y resistencia".