Cultura

Un viaje al corazón del espionaje más moderno

Un viaje al corazón del espionaje más moderno

El actor Damian Lewis, que interpretó al soldado Brody en ¨Homeland¨ y al millonario Axelrod en ¨Billions¨, presenta la serie documental “Guerra de espías” (“Spy Wars”) que debutará el sábado en History. La producción investiga las operaciones internacionales más resonantes con espías de los últimos 40 años.

Con ecos de las historias clásicas de John LeCarré llevadas al cine y otras series sobre espías, entre ellas ¨Homeland¨ y ¨Fauda¨, “Guerra de espías” fue grabada en Londres, Moscú e Israel y cuenta con reconstrucciones de época e información recientemente desclasificada, además de testimonios de expertos y agentes de inteligencia. Son ocho capítulos que se verán los sábados a las 22.45.

El primer episodio, ¨Caballo de Troya¨, sigue la vida del agente doble Vladimir Vetrov, oficial de alto rango de la KGB y agente secreto del servicio de inteligencia francés, con una historia de las más extrañas que emergen de la Guerra Fría. Parte thriller y farsa, la trama incluye infidelidad y traición que condujo a una de las operaciones más asombrosas de ¨Caballo de Troya¨ en la historia del espionaje. Y en última instancia, al colapso del sistema soviético. El sábado 23 de enero podrá verse ¨El perfecto traidor¨, en torno a Col Valery Martynov y Major Sergei Motorin, oficiales de inteligencia soviética de alto rango quienes, además, eran espías de la CIA. Fueron ejecutados por los rusos y sus muertes enviaron una suerte de mensaje a las agencias de Estados Unidos. Pero no fueron los únicos traicionados. Robert Hanssen fue un traidor estadounidense que desmanteló sistemáticamente la red de agentes soviéticos encubiertos de los Estados Unidos. Es considerado acaso el espía más peligroso en la historia de Estados Unidos, cuyas acciones enfrentaron a la CIA contra el FBI, y desencadenaron una cacería de topos (agentes dobles) que puso en jaque a la inteligencia norteamericana.

El sábado 30 de enero se exhibirá ¨El hombre que salvó al mundo¨, sobre Oleg Antonovich Gordievsky, uno de los agentes más valiosos de Occidente en la Guerra Fría, quien dejó todo lo que sabía y a su familia para encarar uno de los escapes más audaces. Para el propio Gordievsky, su hazaña lo catapultó como el traidor de una nación y en el héroe de otra.

El 6 de febrero lanzan ¨Bombas en el cielo¨, sobre la lucha de las agencias de inteligencia contra el terrorismo. La historia de la mayor operación de vigilancia de la historia británica y cómo las agencias frustraron el complot terrorista más mortífero jamás ideado en suelo británico.

El 3 de febrero llega ¨Rescate en Teherán¨, la misión que inspiró a Ben Affleck para dirigir ¨Argo¨, ganadora varios Oscar, que recrea la trama del agente de la CIA Tony Méndez, además coautor del guión del film, quien en 1980 ideó una misión encubierta para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses tomados como rehenes en la Irán de la revolución islámica. Se inspiró en Hollywood para darles identidades falsas como si fueran un equipo de filmación y así poder sacarlos de allí con vida. El 20 podrá verse ¨La nueva era del espionaje¨, que se sitúa en julio de 2010, cuando cuatro espías estadounidenses esperaban ser intercambiados por diez agentes rusos, tras permanecer prisioneros durante años. Marca un nuevo comienzo de la era del espionaje, con Vladímir Putin a la cabeza.

El 27 se estrena ¨El mercader de la muerte¨, que se remonta a la renuncia de Gorbachev a la Unión Soviética en la Navidad de 1991, lo que generó un colapso y el advenimiento de la nueva Rusia capitalista. Viktor Bout, el empresario más siniestro de su historia, se hizo multimillonario traficando armamento bajo la protección del estado ruso y causando la muerte de millones de personas alrededor del mundo.

El 6 de marzo lanzan “Exodo¨, sobre uno de los principales agentes de campo del Mossad, Dani Limor, quien en 1968 fue reclutado y hasta el día de hoy prácticamente todas sus asignaciones siguen siendo clasificadas. En 1977, el Estado israelí reconoció oficialmente la existencia de una antigua tribu de 90 mil judíos, que eran los descendientes de quienes huían de Jerusalén 2.500 años atrás. Estaban a más de 2.800 kilómetros de distancia, en un enclave de 500 aldeas empobrecidas, en el noroeste de Etiopía, un país bajo el control de una junta militar procomunista y financiado por la Unión Soviética. Este capítulo cuenta cómo el Mossad envió agentes encubiertos al territorio enemigo para repatriar en secreto a miles de personas de las Tribus Perdidas de Israel. Es una de las misiones de rescate más atrevidas de la historia del espionaje.

Suscribite a nuestro newsletter