Deportes

Alivio en River: Marcelo Gallardo dio negativo de coronavirus

Alivio en River: Marcelo Gallardo dio negativo de coronavirus

Negativo positivo. Oxímoron forzado por la pandemia y que celebra estrechamente -y en las vísperas de un reestreno local- a River. Marcelo Gallardo no tiene coronavirus: el examen que le realizaron este jueves a primera hora confirmó el diagnóstico: está sano. Una noticia que el entrenador recibió con alivio, sentimiento que transformará internamente en energía para subirse a su auto particular y viajar rumbo a Ezeiza para dirigir la práctica vespertina en el River Camp, ambientado en un 60% para el partido que se disputará ante Banfield por la Copa de la LPF, el número 300 del deté en su exitoso ciclo de seis años y medio en el club.

El resultado del examen PCR tranquilizó a Gallardo, quien arrastraba su preocupación desde el domingo. El DT había compartido el sábado una comida familiar con un juvenil de River que llegó del Interior que había sido invitado por su hijo Matías y que a partir del lunes tenía previsto comenzar a entrenarse con el selectivo de Reserva. Un día después del encuentro el chico conoció los resultados de los testeos que le habían realizado. Fue ese positivo el que motivó el posterior confinamiento preventivo del Muñeco producto de que mantuvo un contacto estrecho de más de 15 minutos con un infectado, algo que se dio en un lugar cerrado y sin vestir barbijo, contexto que favorece las probabilidades de propagación del coronavirus.

Habiendo esperado los días necesarios para que su organismo tuviera tiempo de generar anticuerpos y evitar así un falso negativo, al head coach le realizaron este jueves a las ocho de la mañana el hisopado pertinente. El diagnóstico se lo comunicaron cerca de las 15. Y el negativo generó tranquilidad, cuando no alegría. Aunque, a su vez, liberó de su encierro forzado a Gallardo para que pudiera acercarse al Camp, sede no sólo del entrenamiento vespertino -e iluminado artificialmente- que decidió encabezar este jueves sino también del estreno en el certamen local (el domingo a las 21.15).

En Núñez habían mantenido un mesurado optimismo respecto al caso Gallardo: aunque el hecho de que no hubiera presentado síntomas ni él ni sus familiares generaba cierta tranquilidad, siendo el coronavirus una enfermedad que puede cursarse de manera asintomática nadie se atrevía a celebrar antes de tiempo. Era necesario esperar a que el hisopado que le realizaron los especialistas del Centro Rossi estuvieran listos. Luego del almuerzo, luz verde: todo estaba bien, algo que le abría la posibilidad de retomar su trabajo al frente del plantel en la previa de un cruce futbolístico ciertamente especial, al menos desde lo emotivo: cumplirá, el Muñeco, las tres centenas de presencias al frente de River, con un promedio de un título cada 27,18 partidos.

No habrá, entonces, posibilidad de revancha para Matías Biscay, quien hubiera dirigido al equipo por doceava vez si el Muñeco daba positivo. En marzo y ante Liga de Quito el colaborador del deté había perdido su invicto de diez partidos (cinco empates, cinco victorias) al caer 3-0 en el estreno de la Libertadores 2020. Estará, por supuesto, como ladero de Gallardo en Ezeiza. Para celebrar los 300 en un contexto positivo, paradójicamente, gracias a un negativo.

Mirá también