Deportes

El fenomenal Luis Scola, el otro pibe de 40 que asombra con su vigencia y sus números en la Liga de Italia

El fenomenal Luis Scola, el otro pibe de 40 que asombra con su vigencia y sus números en la Liga de Italia

A poco de cumplir los 41 años -lo hará el 30 de abril-, Luis Scola continúa asombrando con su vigencia. El capitán del seleccionado argentino de básquetbol sigue siendo la carta de ataque más importante de Varese en la Liga de Italia y, aunque su equipo sigue peleando en los últimos lugares de la tabla, es último eslabón de la Generación Dorada es protagonista cada vez que salta a la cancha.

Este domingo, el ala pivote fue la gran figura del triunfo que consiguió el conjunto lombardo de visitante ante Treviso, con 24 puntos (4-5 dobles, 4-5 triples y 4-4 libres) y tres rebotes en 27 minutos en cancha. Con esa cosecha personal se afianzó como el tercer máximo anotador del torneo.

Con 26 partidos disputados, el argentino promedia 18,4 puntos, apenas unas décimas menos que los dos jugadores que tiene por delante. En primer lugar, con una media de 18,6 puntos por encuentro, se ubica el estadounidense D'Angelo Harrison, de 27 años y escolta de Brindisi, el segundo mejor equipo del certamen.

Scola anotó 24 puntos ante Treviso y es el tercer goleador de la liga italiana. Foto Twitter @PallVarese

Scola anotó 24 puntos ante Treviso y es el tercer goleador de la liga italiana. Foto Twitter @PallVarese

Y segundo está el también estadounidense JaCorey Williams, de 26 años y ala pivot de Trentino, con 18,5.

Scola, que promedia unos 29,7 minutos en cancha por fecha, tiene una efectividad del 43,8 por ciento en tiros desde la línea de tres (octavo de la liga); 52,9 por ciento en dobles y un 70,9 en libres. Y además es el noveno mejor jugador en la estadística que tiene en cuenta la cantidad de rebotes por encuentro.

Inoxidable, el porteño se destaca entre jugadores bastante más jóvenes que él y sigue alimentando sus chances de llegar a Tokio, donde quiere disputar sus quintos Juegos Olímpicos luego de Atenas 2004 (oro), Beijing 2008 (bronce), Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Gracias a sus buenas actuaciones, Varese comenzó a levantar cabeza tras un arranque de campeonato muy flojo y sigue soñando con llegar a los playoffs.

El equipo de Lombardía -ganador en su historia de diez títulos de la liga, cuatro Copas y una Supercopa de Italia, tres Copas Intercontinentales y cinco Euroligas- comenzó la temporada con un record de 3-11. Pero ganó siete de los últimos 12 partidos, por lo que ahora acumula diez victorias y 16 derrotas.

Marcha 12° en la tabla de posiciones, pero si gana los dos partidos que le quedan en la temporada regular -ante Trieste el 25 de abril y frente a Brindisi el 2 de mayo- podría clasificar a la post-temporada.

Surgido de Ferro Carril Oeste y con paso por Houston, Phoenix, Indiana, Toronto y Brooklyn en la NBA, Scola llegó en julio del año pasado a Varese, un equipo que, según comentó, le prometía competir en el más alto nivel pero al mismo tiempo dosificar energías, por jugar solo el torneo local, en el último tramo de su carrera.

Su objetivo era mantenerse en forma y con ritmo de competencia de cara a Tokio; pero su calidad, su talento y sus grandes rendimientos lo transformaron en la gran figura y el líder de su equipo. Y uno de los grandes protagonistas del la liga.