Deportes

Otra desprolijidad: Juanfer Quintero no volverá a jugar hasta 2021

Otra desprolijidad: Juanfer Quintero no volverá a jugar hasta 2021

Marcelo Gallardo lo reconoció hace un par de semanas. "Fuimos desprolijos", admitió el Muñeco en referencia a la salida de Juan Fernando Quintero, una de las joyas del plantel de River. El técnico también admitió que él le dio el permiso deportivo para que dejara de entrenarse en el club de Núñez a pesar de que no se había firmado el traspaso con el Shenzhen de China, algo que aún no sucedió. El futbolista colombiano se encuentra en su país, ya consiguió la visa de trabajo para instalarse en China y la semana que viene viajaría para hacerse la revisión médica. Sin embargo, tendrá que esperar hasta 2021 para jugar.

El 3 de septiembre, Quintero abandonó el país con destino a Miami y sin haberse cerrado su fichaje al Shenzhen Kaisa. Lo hizo incluso sabiendo que para cerrar su contratación todavía le faltaba un trámite burocrático esencial: la visa de trabajo, que consiguió en las últimas horas y le permitirá ingresar a territorio chino para realizarse la revisión médica.

Pero no podrá jugar. ¿El motivo? Cuando el permiso laboral salió, ya era demasiado tarde: la ventana de transferencias de la Chinese Super League (CSL) cerró el 30 de septiembre, dejando al todavía futbolista de River sin posibilidades de fichar en el fútbol asiático hasta la reapertura. Así, se sumó un capítulo más a una desprolija transferencia que no se sabe cuándo River terminará cobrando.

Quintero, cuando regresó temporalmente a Argentina. (Foto: Marcelo Carroll)

Quintero, cuando regresó temporalmente a Argentina. (Foto: Marcelo Carroll)

En Núñez siguen expectantes. Aguardan a que Quintero pueda al menos viajar a China y completar los estudios médicos antes de firmar su nuevo vínculo contractual, más allá de que ya esté descartado para la competencia de este año. Recién que una vez que esto ocurra, comenzarán a percibir el dinero acordado por la transferencia (que en total le dejaría al club unos diez millones de dólares limpios).

Lo que también perjudica a Quintero en este momento es que el Shenzhen cuenta con sus cupos de extranjeros cubiertos con el surcoreano Song Ju-Hun, el refuerzo iraní Morteza Pouraliganji, el noruego Ole Selnaes, el colombiano Harold Preciado y el nigeriano John Mary. Incluso debió desplazar de su plantel al suizo Blerim Dzemaili y al francés naturalizado congoleño Thievy Bifouma, puesto que sólo tiene permitido anotar a cinco foráneos. Entonces, en el caso de acordar su compra, Juanfer no sólo deberá esperar a que se reabra el mercado (FIFA aún no publicó las fechas y sería en enero del año próximo): también necesita que el club, manejando por un holding de Hong Kong, libere otra plaza para él.

Incluso puede haber otra potencial traba para el colombiano en cuanto a lo personal. A partir del año próximo se prevé que la Superliga china estipule nuevos topes salariales para mantener la competitividad interna. Algo que ya había implementado a finales de 2019, cuando impuso un techo de 3.000.000 de euros para los futbolistas extranjeros. ¿Afectará ese ajuste al sueldo que le habían propuesto cobrar a Juanfer? Rondaba justamente los 3 millones de euros por cada año de contrato.

Mientra tanto, Quintero espera en Colombia. Allí está muy activo en las redes sociales. Pero inactivo futbolísticamente...

FK