Deportes

Roland Garros 2020: Diego Schwartzman, con el camino allanado para llegar lejos y soñar con el top 10

Roland Garros 2020: Diego Schwartzman, con el camino allanado para llegar lejos y soñar con el top 10

Diego Schwartzman tiene el top 10 entre ceja y ceja. Meterse en ese grupo de elite es el próximo gran objetivo al que apunta el Peque, hoy ubicado en el 14° escalón del ranking. Podría lograrlo en Roland Garros, donde debe llegar al menos hasta cuartos de final para tener chances de romper esa barrera. Y el arranque del Grand Slam francés lo invita a ilusionarse. No solo por su sólido debut, cediendo apenas cuatro games para derrotar al peligroso serbio Miomir Kecmanovic, sino también por las buenas noticias que le llegan sobre los destinos de sus rivales, que le van allanando el camino.

Por lo pronto, su rival de segunda ronda será el italiano Lorenzo Giustino, 157°, proveniente de la qualy y que viene de conseguir su primer triunfo en un partido de más de seis horas, uno de los más largos de la historia del certamen. Giustino, de 29 años, había saltado a la cancha el domingo, al igual que Schwartzman, para enfrentar por la primera ronda al francés Corentin Moutet, 71°. Sin embargo, la lluvia forzó a suspender la acción en el tercer set. Este lunes, el italiano se quedó con la victoria por 0-6, 7-6 (9-7), 7-6 (7-3), 2-6 y 18-16 luego de 6 horas y 5 minutos.

Fue el segundo encuentro más extenso de la historia de Roland Garros, después del que el francés Fabrice Santoro le ganara a su compatriota Arnaud Clement en la primera ronda de 2004 por 6-4, 6-3, 6-7 (5-7), 3-6 y 16-14 en seis horas y 33 minutos, también a lo largo de dos días.

El italiano Giustino ganó un partido de más de seis horas en el debut y ahora irá por Schwartzman. Foto EFE/EPA/YOAN VALAT

El italiano Giustino ganó un partido de más de seis horas en el debut y ahora irá por Schwartzman. Foto EFE/EPA/YOAN VALAT

Schwartzman había derrotado en el debut el domingo por 6-0, 6-1 y 6-3 a Kecmanovic en apenas una hora y 47 minutos. Así, no solo llegará al duelo de segunda ronda del miércoles con un día más de descanso de Giustino, sino con mucho menos tiempo de juego encima -estuvo en cancha menos de un tercio del tiempo de su rival-, lo que podría darle una ventaja importante para ese partido.

Un nuevo triunfo pondría a Schwartzman en la tercera ronda, en la que tendría que enfrentar a un rival mucho menos complicado del esperado. Porque Borna Coric, 24° preclasificado y el jugador más peligroso que podía cruzarse con el argentino en esa instancia, se despidió en el debut. El croata, 27° del mundo, perdió por 6-4, 3-6, 6-3 y 6-4 ante el eslovaco Norbert Gombos (106°).

Gombos se medirá en la segunda rueda con el austríaco Jurij Rodionov, 170° y proveniente de la clasificación, quien venció en un duelo de más de cuatro horas y media al francés Jeremy Chardy, 65°. Cualquiera de esos dos jugadores son, en los papeles, adversarios que Schwartzman debería derrotar sin mayores problemas.

Borna Coric era el rival más duro que Schwartzman podía enfrentar en la tercera ronda, pero perdió en el debut. Foto EFE/EPA/IAN LANGSDON

Borna Coric era el rival más duro que Schwartzman podía enfrentar en la tercera ronda, pero perdió en el debut. Foto EFE/EPA/IAN LANGSDON

Si se da esa lógica, el Peque quedará muy cerca de quedar en posición para dar el salto al top 10. Y pensando en los octavos de final, este lunes llegó otra buena noticia. Porque el sorteo había marcado que en la cuarta ronda, la amenaza más grande para el argentino era el francés Gael Monfils, octavo favorito y un tenista siempre peligroso en canchas lentas. Pero el francés, número nueve del mundo, perdió por 6-4, 7-5, 3-6 y 6-3 con el kazajo Alexander Bublik, 49° de mundo, y dejó a Schwartzman ante un escenario bastante más despejado.

Ahora, su posible rival de octavos estará entre Bublik, que viene de alcanzar los cuartos de final en Hamburgo; el italiano Lorenzo Sonego (46°), el estadounidense Taylor Fritz (27° preclasificado) o el moldavo Radu Albot (79°). Todos jugadores menos complicados que Monfils y que no partirán como favoritos ante el argentino.

Schwartzman tiene entonces un camino hacia cuartos bastante más despejado de lo que se esperaba en la previa del certamen. A partir de la quinta ronda, la historia es otra. Para esa instancia aparece en el horizonte el austríaco Dominic Thiem, tercer favorito, y de cara a semis, el español Rafael Nadal, segundo y rey indiscutido sobre el polvo de ladrillo parisino, más allá de la histórica victoria que Schwartzman consiguió por los cuartos de final del Masters 1000 de Roma hace poco más de una semana.

Gael Monfils, la mayor posible amenaza del Peque en su camino a cuartos, perdió en primera ronda. Foto REUTERS/Charles Platiau

Gael Monfils, la mayor posible amenaza del Peque en su camino a cuartos, perdió en primera ronda. Foto REUTERS/Charles Platiau

Ya tendrá tiempo el Peque de preocuparse por esos potenciales choques. Su principal objetivo hoy es sumar tres victorias más y meterse entre los ocho mejores del Grand Slam francés para tener chances concretas de acceder al top 10. Sabe que no depende solo de él para ingresar a esa elite en el ranking, porque deberá esperar que se den algunos resultados de sus rivales. Él debe concentrarse en hacer su parte, y las primeras jornadas en París le abrieron el cuadro y lo dejaron ante rivales bastante accesibles, que lo invitan a soñar en grande.

FK