Deportes

Roland Garros 2020: las presiones y las motivaciones, el "otro" partido que deben jugar a diario todos los tenistas

Roland Garros 2020: las presiones y las motivaciones, el

Las recientes declaraciones del argentino Guido Pella después de su derrota de este jueves frente al español Pablo Carreño Busta por la segunda ronda de este Roland Garros 2020 ponen claramente de manifiesto las dificultades y los compromisos que deben afrontar los tenistas en el circuito profesional. Porque en el imaginario popular uno suele mirar el costado positivo, con los viajes por el mundo y los grandes triunfos, pero pocas veces se repara en estas cuestiones que no siempre son sencillas de manejar.

Es ahí cuando uno empieza a hablar de presiones y de motivaciones. Son dos indicadores muy pesados en la vida de un jugador de tenis porque van generalmente de la mano y están siempre presentes en el día a día de la competencia, una situación que se acentúa en los torneos de Grand Slam con partidos a cinco sets que que están repletos de variables desde el punto de vista anímico .

Por eso, tanto las presiones como las motivaciones, son monitoreadas prácticamente a diario por los jugadores, por sus equipos y también por la prensa especializada: ocurre en las prácticas, en la previa de los partidos e incluso durante y después de los partidos. También a lo largo de las giras, que para la mayoría de los jugadores tienen picos y mesetas desde el punto de vista de la confianza que cada uno tiene en su juego y en su potencial.

Se trata de dos cuestiones muy difíciles de gobernar, sobre todo las presiones, porque si uno las logra controlar puede darle rienda suelta a las motivaciones. Puede decirse que es el desafío más grande para los tenistas. En algunos casos, incluso, es mucho más difícil y complejo que mantener el revés, el servicio o un drive en buena forma.

Guido Pella se fue de Roland Garros con mucha bronca y con muchas dudas. Foto: EFE

Guido Pella se fue de Roland Garros con mucha bronca y con muchas dudas. Foto: EFE

Porque, íntimamente, uno siempre sabe que la parte técnica se puede recuperar con mayor facilidad. Muy diferente es lograr administrar todas las cuestiones mentales, que tienen sus zonas desconocidas y hasta misteriosas, difíciles de desentrañar para muchos deportistas y para los seres humanos en general.

Claramente el ranking es un factor de presión porque se puede convertir en un espejo que no siempre te devuelve una imagen real. Se trata de la variable más clara de transmisión, en muchos casos, de las presiones. Puede que sea una imagen distorsionada cuando tu rendimiento es bueno, pero por esos caprichos del deporte los resultados no llegan y, por lo tanto, el ranking no mejora. Es una cuestión de convencimiento: hay que apostar a lo que tiene cada uno para que los resultados, más tarde que nunca, vuelvan a acompañarte.

Algo similar sucede cuando ese ranking es tan alto que te pide, te exige y te obliga constantemente a tener buenos resultados. Y cuando esos resultados no ocurren, las alarmas se encienden, aumentando la preocupación, aumentando el miedo. Porque si los resultados no llegan, ese ranking se pierde. Por eso hay que evitar que el ranking se termine convirtiendo en tu amo. Es muy peligroso convertirse en esclavo del ranking, pero también es muy dificil de evitar.

Por eso, y escuchándolo con atención a Guido Pella, hablábamos y pensábamos en lo difícil que es manejar la motivación. Porque en algunos casos pasa a ser también tu energía, pasa a ser tu contención a las presiones. Es como una suerte de antídoto a algo que va cambiando, que te ataca de una manera imprevista, que no sabés cuando te llega y que, por sobre todas las cosas, no te da síntomas o te los va cambiando.

Así las cosas, mantener los niveles de presión lo más bajo posible y los de motivación en su máxima expresión, es el verdadero desafío de todos los tenistas, en especial en los torneos de Grand Slam, en los que se escriben las historias más grandes. Ese es el partido más difícil que tienen siempre por delante.

París. Exclusivo para Clarín.

MFV