Deportes

Tyson y los años de comprador compulsivo: bañeras de oro, diamantes y tigres de bengala

Tyson y los años de comprador compulsivo: bañeras de oro, diamantes y tigres de bengala

Una montaña rusa. Si tuviéramos que definir la vida de Mike Tyson, eso sería. De ser considerado como un prolífico boxeador en su momento hasta su bancarrota en el 2003, la vida de Tyson ha tenido sus altos y bajos. De hecho, estuvo plagada de muchos escándalos, marcados por la cárcel y una vida llena de lujos.

Antes de regresar al cuadrilátero y tumbar en el primer round a un paquete llamado Peter McNeeley, el 19 de agosto de 1995 (había salido de la cárcel en marzo), Mike Tyson cayó en un ciclo donde compraba cualquier cosa que se le cruzara. Desde un collar de diamantes de más de $7 millones de dólares hasta una bañera de oro de $2.3 millones de dólares, no había objeto que no pudiese comprar.

Además de gastar más de $300 mil dólares en viajes en limusina, $60,000 en alfombras de lujo, y los $400 mil dólares que gastaba en el mantenimiento de su colección de palomas y gatos, Mike Tyson fue dueño de 3 tres tigres de bengala. Sí, al mejor estilo de Tony Montana y con Push it To The Limit de fondo, el boxeador fue dueño de tres felinos exóticos a los cuales llamó: Kenia, Storm y Boris.

Para 2019, en una entrevista con GQ Sports, Tyson aseguró haber tenido como mascotas a tres tigres de bengala desde cachorros. Los obtuvo durante sus años en la cárcel, gracias a un amigo de él que se dedicaba a la importación de autos de lujo.

"Le dije: '¿Por qué no me pides un par? Saldré en un par de meses'", recordó Tyson. “Estaba en la cárcel. Y así, cuando salí y volví a casa, tenía dos cachorros ".

Durante esos años, Mike Tyson desarrolló un gran afecto hacía sus tigres. Sobre todo con Kenia, a quien, como si se tratara de "un pequeño gatito", la dejaba dormir en su dormitorio y pasaba gran parte del tiempo con ella en casa.

"Tenía un gran afecto por ella", dijo Tyson a GQ. “Me quedé con ella, me acosté con ella. La dejé en mi habitación. Ella se quedó conmigo. La tuve durante probablemente 16 años ".

Sin embargo, los años pasaron y se dio cuenta que no podría tenerla más. La edad hizo estragos en el pobre animal y tuvo que deshacerse de él. No sólo por cuestiones de salud, sino porque estuvo envuelto en un escándalo donde el tigre le arrancó el brazo a un vecino. 

"Ella era un monstruo enorme", comentó Tyson. "No puedes imaginar el tamaño que tenía. Envejeció demasiado y tuve que deshacerme de ella. Sus ojos y su cadera se pusieron mal. Y además le arrancó el brazo a alguien ".

Según Mike Tyson, una vecina saltó la cerca de su casa para jugar con Kenia. El animal tenía 16 años y se sintió amenazado cuando una extraña invadió su zona de confort: la escena terminó sin el brazo de la chica. También según el exboxeador la demanda no prosperó en la Justicia porque la chica había invadido la propiedad de Tyson.

Es difícil de creer, pero Tyson jura que él mismo se encargó de indemnizar a la vecina: “Escuche, cuando vi lo que le hizo el tigre… tenía mucho dinero en ese entonces, así que le di $250 mil dólares, lo que fuera, porque estaba jodida”. Y si tenemos en cuenta que en poco tiempo dilapidó cientos de millones de dólares, podemos darle la derecha a su discurso.

En 56 peleas oficiales, Mike Tyson amasó una fortuna calculada en más de $500 millones de dólares. Tras años de derroches, escándalos y excentricidades, se declaró en bancarrota en el 2003. Lo había perdido todo.

De los cuadriláteros a ser un zar de la marihuana 

La historia se hizo conocida en las últimas semanas: ahora Tyson tiene un nuevo negocio donde factura más de $500 mil dólares mensuales. Según el medio norteamericano Cheat Sheet, MT se metió en el mundo de la marihuana medicinal en 2018.

El 20 de diciembre de 2018, Mike Tyson compró 16 hectáreas en California City que servirían como base para lo que es su empresa en la actualidad: el Tyson Ranch. La idea central, según el ex boxeador, es "revolucionar el mercado con la mejor cepa de marihuana medicinal" gracias a la tecnología y seguir avanzando en el concepto de que el cannabis, en efecto, tiene funciones medicinales.

Un dato: Mike Tyson no sólo vende un producto que lo ha hecho amasar miles de dólares, sino que, además, lo consume y de una forma voraz. En el 2019, durante un episodio de su podcast Hotboxin with Mike Tyson, aseguró que se fuma un estimado de $40 mil dólares en marihuana.  

Pero en la historia de Mike Tyson siempre se puede escribir una locura más. Y la próxima podría a ser -una vez más- sobre el cuadrilátero. Según escribió The Sun hace unos días, a los 54 años MT podría reeditar un viejo clásico: sería en Dubai, por 200 millones y con un enemigo íntimo: Evander Holyfield de 58. Todo sera por seguir facturando.

Mirá también