Deportes

Un poco más de 15 mil hinchas dirán presente en Bayern Múnich-Sevilla, en el estadio Puskas Arena de Hungría

Un poco más de 15 mil hinchas dirán presente en Bayern Múnich-Sevilla, en el estadio Puskas Arena de Hungría

Hace apenas algunos meses, muchos simpatizantes se decían estar decididos a cualquier cosa con tal de ver nuevamente en un estadio a su equipo favorito. Hoy, la sensatez (y el miedo) parecen haber doblegado a unos cuantos. Por eso, no son demasiados los que se animarán a asistir al duelo que Bayern Múnich y Sevilla en Budapest por la Supercopa de Europa. Más allá de las cantidades, tanto la UEFA como la Federación Húngara de Fútbol (MLSZ) pidieron máxima responsabilidad y estricto cumplimiento de las normas sanitarias a quienes concurran al Puskas Arena.

Los asistentes tendrán que mantener una distancia de 1,5 metro y usar mascarilla cuando eso resulte posible desde el momento en que atraviesen el perímetro de seguridad exterior, incluso dentro del estadio. También deberán circular por los carriles especialmente marcados y cumplir con las indicaciones para la ocupación de los asientos.

Antes de ingresar al coliseo, todos los simpatizantes serán sometidos a un control de temperatura. Quienes arrojen un registro de 37,8 grados o superior en dos mediciones sucesivas, no podrán acceder al estadio.

La estación de control de temperatura en una de las entradas del Puskas Arena, parte de las medidas sanitarias que fijó la UEFA para el partido entre Bayern Múnich y Sevilla. Foto: Reuters/Bernadett Szabo.

La estación de control de temperatura en una de las entradas del Puskas Arena, parte de las medidas sanitarias que fijó la UEFA para el partido entre Bayern Múnich y Sevilla. Foto: Reuters/Bernadett Szabo.

Para que las medidas sanitarias pudieran llevarse a la práctica, fue necesario reducir a un tercio la capacidad del Puskas Arena, que cuenta con 67.000 asientos. Pese a ello, las entradas no estuvieron siquiera cerca de agotarse. Este jueves, la UEFA confirmó que se habían vendido 15.500 boletos, la mayoría al público húngaro.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, aseguró que que el organismo estaba trabajando "estrechamente con la Federación de Fútbol de Hungría y su gobierno para implementar medidas que garanticen la salud de todos los que asistan y participen en el juego". Y agregó el dirigente: "No asumiremos riesgos con la seguridad de las personas".

Pese a los cuidados, no fueron muchos los hinchas de Bayern Múnich y Sevilla que decidieron emprender el viaje a la capital húngara para presenciar el encuentro. Originalmente, el club bávaro había recibido 3000 localidades y había vendido 2100, pero al menos 800 simpatizantes las devolvieron en las últimas horas. Del lado de los andaluces, apenas 500 compraron boletos.

Más de 800 hinchas de Bayern Múnich devolvieron sus entradas, por lo que habrá poco más de 1000 en el Puskas Arena. Foto: Reuters/Bernadett Szabo.

Más de 800 hinchas de Bayern Múnich devolvieron sus entradas, por lo que habrá poco más de 1000 en el Puskas Arena. Foto: Reuters/Bernadett Szabo.

Todos los hinchas que viajaron desde España y Alemania debieron presentar al ingresar a Hungría un test negativo de coronavirus realizado con no más de 72 horas de anticipación. Bayern Múnich se ofreció a pagar las pruebas de sus simpatizantes. Aun así, no logró un acompañamiento masivo.

La Supercopa estaba prevista inicialmente para el 12 de agosto en Oporto, pero ante los cambios de fechas y sedes de todas las competiciones por la pandemia, se reubicó para este jueves y se trasladó a Budapest, capital de Hungría.

JCH.

Mirá también