Economía

A un año del crimen de Fernándo Báez Sosa, cómo está la causa: el 'pacto de silencio' de los rugbiers y 'pruebas abrumadoras'

A un año del crimen de Fernándo Báez Sosa, cómo está la causa: el 'pacto de silencio' de los rugbiers y 'pruebas abrumadoras'

A casi un año del brutal crimen de Fernándo Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell y a poco de que la Justicia eleve a juicio la causa en la que hay ocho rugbiers imputados (todos detenidos en el penal de Melchor Romero), el abogado de los padres del joven asesinado dio detalles del proceso e insistió con la idea del pacto de silencio de los acusados.

"Estamos conformes con el trámite de la causa, más allá de la pandemia y de todos los procesos judiciales que se han detenido. En el caso de la investigación penal preparatoria que investiga el asesinato de Fernando, se ha llegado a una instancia donde la fiscalía solicitó clausurar la instrucción y elevarla a juicio", destacó Fernando Burlando, que representa a Silvino Báez y Graciela Sosa.

El abogado de los padres de Fernando señaló que "hay una suerte de accionar que pone a todos en un pie de igualdad en cuanto a la culpabilidad", pero destacó que "es cierto que hay tres personas que eran las encargadas tal vez de separar o no permitir que se auxilie a Fernando, e interpusieron golpes de puño a quienes pretendían generar este tipo de acción".

También precisó que "hay cinco personas bien identificadas que fueron los que golpearon brutalmente a Fernando hasta quitarle la vida".

Fernando Burlando tras una ronda de reconocimiento de los imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Foto Maxi Failla

Fernando Burlando tras una ronda de reconocimiento de los imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa. Foto Maxi Failla

Después de remarcar que no ve la posibilidad de que los detenidos puedan acceder al beneficio de la prisión domiciliaria, Burlando insistió en que "hay una pena en expectativa de la condena máxima que es la reclusión perpetua".

Los imputados están acusados de "homicidio doblemente agravado por concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía".

Aseguró el letrado que "la cantidad de pruebas es abrumadora. Hay infinidad de imágenes de todas las esquinas y costados. Hay prueba testimonial contundente, reconocimiento en ruedas de personas y una infinidad de pericias".

En una entrevista con el canal TN, Burlando dijo que los padres de Fernando esperaban "algún tipo de aclaración por parte de los imputados" y adelantó que ese momento podría darse antes de que se defina el tipo de juicio.

Alberto Fernández, junto a los padres de Fernando Báez Sosa en la Casa Rosada, esta semana.

Alberto Fernández, junto a los padres de Fernando Báez Sosa en la Casa Rosada, esta semana.

"Se viene un momento importante, una decisión trascendental: hay que optar por un juicio por jurados o por un tribunal colegiado integrado por tres jueces. En el juicio por jurados, para ser brutal con la explicación, es un poco a suerte o verdad. Lo que se decida en ese juicio va a ser para todos", advirtió Burlando.

Y sumó, enfático: "Yo me pregunto: tal vez alguno de los imputados piensa, acá se están jugando la vida. Y si alguno de estos imputados que se han ligado con un pacto de silencio... si se trata de mi hijo o familiar yo no sé si me dejo llevar por ese pacto, porque me estoy jugando la vida, es reclusión perpetua. Recién en 35 años podrán gozar de algún beneficio".

El abogado explicó que son los imputados los que definirán el tipo de juicio: "En principio por la gravedad del hecho se impone el juicio por jurados, pero si alguno de los imputados pretende hacer un juicio de otras características se va a ir por otro camino".

Fernando Báez Sosa, de 18 años, fue atacado a golpes la madrugada del 18 de enero de 2020, a la salida del boliche "Le Brique", en avenida 3, pleno centro de Villa Gesell, adonde había ido a bailar con unos amigos.

Horas después de la muerte del joven estudiante de Derecho, que vivía en la Ciudad de Buenos Aires y había viajado a la costa a pasar unos días de vacaciones, la Policía detuvo a 10 rugbiers oriundos de la localidad bonaerense de Zárate que habían alquilado una casa a pocas cuadras de la escena del crimen.

En noviembre pasado, la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, pidió que ocho de esos imputados sean sometidos a juicio por el delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas".

Se trata de Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero.

LP

Mirá también