Economía

Alerta en Mendoza: dicen que si no dejan pasar trabajadores del Norte, corre riesgo la cosecha

Alerta en Mendoza: dicen que si no dejan pasar trabajadores del Norte, corre riesgo la cosecha

Mendoza (corresponsal).- Los productores del agro en Mendoza están preocupados por el inicio de la temporada de cosecha y las complicaciones para traer trabajadores del norte argentino. Cada temporada, entre octubre y marzo, llegan a la provincia cuyana cerca de 15 mil cosechadores a los que se llama “golondrinas”. Sin ellos no es posible levantar la producción de la uva y otros frutos.

La cosecha del vino 2020 fue posible porque cuando llegó la cuarentena por la pandemia de coronavirus, ya estaban instalados en Mendoza los cosechadores de Jujuy, Salta, Tucumán y otras provincias que aportan trabajadores. “De no contar con mano de obra desde otras provincias, será imposible levantar la cosecha”, advirtió el presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM), Alberto Carletti.

El subsecretario de Agricultura de Mendoza, Sergio Moralejo, reconoció que están trabajando en el desarrollo de un protocolo federal con medidas sanitarias porque se necesitarán entre 12 y 15 mil cosechadores. Quedan pocos días. Está por comenzar la cosecha de ajo, a finales de octubre es tiempo del damasco, durazno y cereza. Sigue en febrero y marzo con la vid y, concluye con nuez y papa.

La mayor actividad de cosecha ocurre entre enero y marzo. La primera preocupación es el traslado de trabajadores entre provincias, muy restringido por los estrictos controles que han impuesto en los límites provinciales la mayoría de los gobernadores. El segundo punto es definir qué protocolo deberán cumplir quienes se muevan de una provincia a otra y dentro de una misma región, de una finca a otra.

“De las estadísticas que tenemos, buena parte de la mano de obra es oriunda de Jujuy. Le siguen Tucumán, Salta y Santiago del Estero. Tenemos que avanzar en acuerdos interprovinciales a los efectos de sanear la situación”, pidió el jefe de Gabinete de Economía de Mendoza, Facundo Biffi.

El ministro de Desarrollo Económico y Producción de Jujuy, en un encuentro con el gabinete económico de Mendoza vía zoom, coincidió: “Tenemos que hacer un protocolo muy inteligente y acuerdos interprovinciales para no afectar a los trabajadores temporarios ni desalentar el trabajo rural”.

Las empresas mendocinas están precupadas por la cosecha de uva, que se hace de enero a marzo.

Las empresas mendocinas están precupadas por la cosecha de uva, que se hace de enero a marzo.

El funcionario jujeño explicó que en la producción de tabaco se informa, de manera rápida, a través de las cámaras del sector, si algún trabajador dio positivo Covid-19. Sin embargo, contó que no ha podido acordar un protocolo conjunto entre Salta y Jujuy.

Un reclamo similar lanzó la cámara de Comercio, Industria y Agro de Tunuyán, en el Valle de Uco, que demandará 2.500 cosechadores golondrinas, que representan el 35% el total, “Es necesario e importante trabajar en los corredores humanos interprovinciales, y establecer de manera inmediata la apertura de un registro de trabajadores eventuales que desde las provincias –principalmente del norte- están dispuestos a viajar hacia nuestros oasis productivos. Luego, coordinar los medios de transporte y control sanitario”, planteó la cámara empresaria en un comunicado. Y aseguró que la situación de pandemia y el cierre de fronteras provinciales “ponen en duda” la presencia de trabajadores para la cosecha.

Desde la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, Nicolas Vicchi, dijo que sus asociados necesitarán alrededor de 2.500 cosechadores desde otras provincias y que lo más preocupante es definir cómo será el traslado hasta Cuyo y cómo tendremos que actuar frente a los posibles contagios: "Con qué cobertura de la ART y qué atención sanitaria recibirán”. El dirigente cooperativista propone implementar un sistema de cosecha asistida, con menos personas para levantar una hectárea gracias a la incorporación de equipamiento y tecnología, como puede ser autoelevadores. En ese caso, para que la inversión se justifique dijo que es necesario trabajar en cooperativismo.

El empresario Carletti sumó una traba contractual: “Muchas personas que tienen los beneficios sociales, no se quieren registrar como trabajadores del agro para no perder los beneficios".

El subsecretario Moralejo sintetizó en tres aspectos la urgencia: “El transporte, los protocolos sanitarios para el ingreso y permanencia en Mendoza e intentar buscar que los beneficios otorgados por ANSES, no se vean perjudicados al momento de obtener el alta temprana”. 

NE

Mirá también