Economía

Después de una semana caliente y de rumores, el lunes los bancos volverán a vender masivamente dólares

Después de una semana caliente y de rumores, el lunes los bancos volverán a vender masivamente dólares

Tras una semana de tensiones en el mercado cambiario, la publicación de la peor caída histórica del PBI, suba del desempleo y rumores de cambios en el gabinete económico, este viernes hubo fumata blanca entre el Banco Central y los bancos por el tema dólar. El acuerdo abrió las puertas para que el próximo lunes todos los homebanking vuelvan a vender masivamente divisas, tras ocho días hábiles de transacciones paralizadas.

Sobre el cierre de la jornada cambiaria, algunas de las principales entidades del sistema empezaron a vender a través de sus canales online. Fue una prueba controlada: la mayoría arrancó cuando el horario bancario prácticamente había finalizado.

De esta manera, los bancos lograron poner en marcha el sistema con las nuevas restricciones dispuestas por el Banco Central sin que se produjera una avalancha de clientes.

A primera hora del viernes el Banco Central había informado que estaba disponible la "validación automática", el sistema que permite cotejar si los clientes que quieren usar el cupo de US$ 200 están habilitados según las disposiciones del cepo recargado.

El debut del nuevo sistema tuvo dos etapas. Desde temprano quedaron habilitadas en todas las entidades las transferencias en dólares, que también estaban suspendidas desde la semana pasada.

En cambio, la operatoria de la venta de divisas solo se reactivó en algunos bancos puntuales. Arrancó temprano el Itaú y luego se sumaron el Galicia y el Santander.

Según se informó desde el Santander, la operatoria estuvo disponible para las cuentas que tienen un único titular. Las cuentas compartidas estarán activas a partir del lunes.

Sobre el filo de las 15 se reactivó la operatoria de compra venta en el HSBC y el BBVA.

En la mayor parte de las entidades financieras, las ventas se habilitarán en el arranque de la semana próxima. "Tenemos que ser muy cuidadosos. No queremos apurarnos porque hay muchos hackers a la pesca", dijeron fuentes del sector financiero.

Si bien el Central pudo firmar la paz con los bancos, no tuvo la misma suerte con el mercado cambiario, donde la tensión se mantuvo hasta los últimos minutos de la rueda. Pese a que el homebanking estuvo frenado casi todo el día, el Central tuvo que salir a vender US$ 80 millones para abastecer la demanda. Desde que reforzó el cepo tuvo que vender más de US$ 300 millones.

Ayer, los dólares financieros volvieron a subir en torno a 2%, mientras que el dólar blue bajó dos pesos. Así el contado con liqui y el informal terminaron casi a la par $ 143,5 el primero y $ 145 el segundo. Con estos precios la brecha cambiaria llega al 90% respecto del dólar mayorista, que terminó en $ 75,85.

De acuerdo con las nuevas restricciones el cupo de US$ 200  ya no estará disponible para quienes cobren planes sociales ni para quienes no tengan ingresos declarados. Además habrá limitaciones para los que recibieron algún tipo de ayuda del Estado durante la cuarentena, como el congelamiento de las cuotas de los préstamos hipotecarios o la refinanciación en abril de los saldos impagos de las tarjetas de crédito.

Para poder chequear quién está habilitado y quien no, los bancos necesitan acceso a la información que maneja ANSeS, el organismo que tiene a su cargo los planes sociales. Durante una semana hubo acusaciones cruzadas entre los bancos y el organismo dirigido por Fernanda Raverta acerca de cómo debía hacerse ese control. La postura de ANSeS era que los bancos debían chequear cada operación en forma manual, porque de otro modo tendrían acceso a información sensible que el organismo debía proteger. Desde las entidades financieras aseguraban que eso era inviable dado las decenas de miles de transacciones que se realizan por día, y reclamaban que se instrumentara un chequeo automático.

Finalmente tuvo que intervenir el Banco Central con una solución salomónica: ANSeS compartiría su base de datos con la autoridad monetaria y el Central a su vez les daría a los bancos un acceso restringido pero automático, que les permitiría ver tan solo si la persona estaba autorizada o no para operar en dólares, sin detallar la información específica.

Este viernes los bancos estuvieron probando el sistema para evitar fallas y ya quedó todo listo para que arranque a pleno el lunes. Sin embargo, la prueba de fuego será el jueves 1 de octubre, cuando se renueve el cupo mensual de los US$ 200 y crezca la demanda para hacerse de ese dólar que este viernes cerró a $ 132.

AQ

Mirá también