Economía

Dólar: ahora todos apuestan contra una devaluación fuerte

Dólar: ahora todos apuestan contra una devaluación fuerte

Los anuncios del ministro Martín Guzmán acerca de que la devaluación será de tan solo 25% este año, muy por debajo de la inflación estimada, siguen marcando la tónica del mercado. En los últimos días este objetivo que trazó el Gobierno en el año electoral tuvo su correlato en la tasa del dólar futuro, que pasó del 60% al 40%.

¿Qué es el dólar futuro? Es una operación con la que se garantiza hoy el precio al que se comprará el dólar en un momento determinado de forma de tener cobertura ante una devaluación. Los contratos vencen el último día hábil del mes al que fueron pactados. Ese día, se compara el precio acordado en el contrato y el precio oficial y la diferencia entre el precio oficial y el del contrato se salda en pesos.

Estos contratos tuvieron su auge el año pasado, cuando la brecha entre el dólar oficial y el blue superaba el 100%. En enero, con la brecha en torno a 70%, las tasas empezaron a caer. Y la tendencia se profundizó en febrero, cuando el ritmo de la devaluación se fue acotando.

La semana pasada Guzmán confirmó que apuntaría a un dólar oficial de $102 en diciembre, una devaluación de 25% en el año. La consultora FMyA destalla que para lograr este objetivo debería devaluar 1,5% al mes desde hoy. "En este caso, el Banco Central debería bajar aún más el ritmo de devaluación, que hoy es de 3% mensual y viene de casi 4% mensual semanas atrás".

Ahora el ROFEX -el mercado de futuros- descuenta una tasa de 3% mensual (38% anual) mensual hasta octubre y de 4% (43%) después. Para diciembre apuestan a que el dólar esté en $ 123, 21 pesos más que el nivel pretendido por Guzmán.

En el arranque del 2021, las tasas implícitas de ROFEX para los contratos entre febrero y agosto se encontraban en el rango del 60% al 68%, sostiene Tomás Ruiz Palacios, estratega de Cohen. "En ese entonces, el mercado esperaba un dólar de $ 91,6 para fin de febrero, y de $ 116,6 para fin de agosto. Actualmente, están cotizando cerca del 40% ($ 89,8, febrero y $ 108, agosto). Esta diferencia se amplía aún más si se lo compara con los valores de estrés que tuvieron durante la corrida de los dólares financieros de octubre, cuando llegaron a operar entre 75% y 95%".

Desde el pico de tensión cambiaria de octubre, cuando el dólar contado con liqui tocó los $ 180 y el blue los $ 195, con la brecha en 150%, se profundizó el endurecimiento del cepo cambiario. Junto con esto el Gobierno moderó el gasto público y logro financiarse con éxito en el mercado local. "Esto le quitó presión al mercado cambiario y permitió contener las cotizaciones en el mercado paralelo gradualmente", dice Ruiz Palacios.

Expectativas de devaluación

Expectativas de devaluación

Al mismo tiempo, "el contexto internacional, con los commodities agrícolas alcanzando el mejor nivel de los últimos 5 años, contribuyó a que las expectativas de un salto discreto del tipo de cambio fueran menguando. Con la inflación en alza, el Gobierno intenta una nueva estrategia: anclar el tipo de cambio para contener la dinámica de precios".

La tasa de depreciación del peso de los últimos 5 días fue de 2,5% y resultó la más baja desde la última semana de octubre, plantea la consultora LCG. "El riesgo de que el BCRA utilice (nuevamente) el ancla cambiara para contener el alza de los precios se vuelve cada vez más concreto. Las tasas implícitas de ROFEX reflejan este comportamiento".

El Banco Central también juega su partido aquí. Ya el año pasado le ganó la pulseada al mercado, que apostaba por una devaluación más fuerte de la que hubo, y embolsó más de $ 23.000 millones operando en futuros.

Con las tasas actuales, ¿conviene entrar ahora al dólar futuro? Ruiz Palacios detalla que hay que distinguir entre los inversores que buscan cobertura cambiaria y los que buscan una ganancia. En el primer caso "es un gran momento para cubrirse". La clave está en la comparación entre las estimaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que espera una devaluación del 45% contra el 40% de las tasas del Rofex. "Por primera vez en mucho tiempo, el mercado espera menos devaluación que el REM. Señal de que los precios actuales son bajos".

Además, Ruiz Palacios advierte que "Argentina enfrenta un año con muchos eventos que podrían, en caso de tener un mal desenlace, elevar muchísimo las expectativas devaluatorias".

Pero a la vez apunta: "si buscamos obtener ganancias con la operatoria, lo cierto es que no vemos un buen punto de entrada a estos valores".

AQ

Mirá también