Economía

Graves inundaciones y destrozos en Catamarca tras el temporal más fuerte de los últimos diez años

Graves inundaciones y destrozos en Catamarca tras el temporal más fuerte de los últimos diez años

Pasadas las 15 de este lunes, la provincia de Catamarca sufrió un impresionante temporal que provocó graves inundaciones y destrozos en calles, viviendas y hasta en el Hospital San Juan Bautista, uno de los centros médicos más grandes de la zona. Hasta el momento no se registraron víctimas fatales ni heridos de gravedad.

A pesar de que el fenómeno no duró demasiado, las consecuencias fueron inmensas. Según informó el laboratorio climatológico de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA), en San Fernando del Valle de Catamarca cayeron cerca de 90 milímetros de agua en una hora, mientras que el promedio anual es de 450 milímetros.

En tanto, varios especialistas de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA) sostuvieron que fue el temporal más fuerte de los últimos diez años. La última vez que había sucedido un hecho similar fue el 15 de febrero de 2017, cuando llegaron a caer 70 milímetros de agua.

La correntada, que arrastraron personas, contenedores de basuras, autos y motos, ingresó en los pasillos y en la sala de emergencias del Hospital San Juan Bautista, donde también se derrumbó parte del techo de la playa de estacionamiento.

“El lugar fue completamente desagotado y los pacientes que estaban en terapia intensiva fueron llevados a otros lugares más seguros", explicó el jefe de Defensa Civil Catamarca, Martín Castelli, en diálogo con Infobae. 

Desde la municipalidad de la capital informaron que 25 personas fueron evacuadas de sus domicilios, para luego ser trasladadas a las instalaciones del Club San Lorenzo de Alem y en el CIC Sur para pasar la noche.

En cuanto a los problemas respecto de la energía eléctrica, el coordinador de la empresa Energía Catamarca Sapem, Edgardo Salas, comunicó que ya comenzaron a trabajar para reestablecer los servicios: "Empezamos a sacar el peligro de la vía pública y de algunos domicilios. No queremos que haya cables tirados porque es un riesgo para las personas. Cuando pase el peligro, repondremos el servicio".

Los equipos ministeriales ya comenzaron a brindar asistencia a las familias afectadas, acercándoles colchones, agua mineral, ropa y alimentos, entre otras cosas. Además, contribuyen en las tareas de desagüe en las viviendas inundadas y en la limpieza de las calles para habilitar la normal circulación.