Economía

Negociación con el FMI: el mercado desconfía del 'gradualismo' de Guzmán y anticipa presiones

Negociación con el FMI: el mercado desconfía del 'gradualismo' de Guzmán y anticipa presiones

La primera semana del año transcurrió para los inversores locales entre la expectativa y la decepción por la presentación del Ministro de Economía, Martín Guzmán, respecto del avance de las negociaciones con el Fondo Monetario. El día después, el mercado que leyó en el discurso oficial que el acuerdo está más lejos de lo esperado, reaccionó con un nuevo castigo a los bonos argentinos.

Así, el riesgo país volvió a quebrar el techo de los 1.800 puntos y en el acumulado semanal empeoró más de un 6%. La tensión se tradujo también en el mercado cambiario, donde el dólar blue, tras haber tocado los $210, retrocedió hasta $208, para terminar las cinco primeras ruedas de este 2022 sin cambios respecto al cierre de diciembre. Los financieros, por su parte, también mostraron subas.

En la City coinciden en que, pese a las señales de alerta, sobre todo en cuanto a la diferencias de criterios respecto al control del gasto, el acuerdo con el FMI llegará después del primer trimestre. Pero el costo de estas dilaciones se traducirá en más fragilidad, sobre todo en el aspecto cambiario, lo que le pondrá más presiones al Banco Central en un bimestre con altos compromisos de deuda por delante.

"Seguimos pensando que un programa con el FMI es posible. Los desacuerdos en torno al déficit fiscal no implicarían un quiebre en las negociaciones. El mismo presidente Fernandez hizo hincapié en las dificultades que traería no acordar con la institución", explicó Paula Gándara, de Adcap.

Gándara recordó:" En diciembre el Gobierno le pagó al FMI cerca de US$ 1.900 millones y eso es un indicio fuertísimo de que el Ejecutivo cree que un poco más temprano o un poco más tarde habrá acuerdo". En esta misma línea, José Echagüe, de Consultatio, dijo: "Nuestro escenario sigue siendo el de que el Gobierno alcanzará un acuerdo en marzo".

Para Echagüe, mientras las negociaciones siguen un curso más lento de lo esperado, lo que sí habrá que monitorear es la evolución del dólar y la brecha cambiaria. Por un lado, "con la emisión que se realizó en diciembre, la caída de CCL en diciembre y la caída de la demanda de dinero estacional que típicamente arranca en enero, las presiones son claramente al alza", afirmó.

Estas tesones tendrán su efecto en la cotización del dólar oficial. "El gobierno está actuando como si tuviese todos los grados de libertad para mantener la situación controlada hasta que el acuerdo se firme, pero la realidad es que los grados de holgura son muy bajos", dijo y añadió: "Por el momento, solo ha atinado a subir en el margen la tasa de devaluación, pero creemos que eso no es suficiente para contener las presiones".

Ni la suba de tasas del Banco Central, un guiño del Gobierno a los pedidos del organismo que preside Kristalina Georgieva, cambió las expectativas de los inversores. "La “ortodoxia light” del BCRA, tardía e insuficiente, no pudo hacer nada para aplacar los ánimos vendedores", dijo Nery Persichini, de GMA Capital.

El economista señaló: "El jueves 6 la deuda sufrió el mayor recorte desde el 20 de diciembre de 2021. En la primera semana del año, no hubo un solo día positivo para los bonos en dólares. De esta manera, Argentina comenzó 2022 liderando el ranking en el que nadie quiere participar: el de las peores performances".

Otro de los puntos de duda para los inversores es el de las arcas del Central. "Guzman hizo foco en que coinciden con el FMI en la necesidad de acumular reservas (y en los niveles proyectados) por montos cercanos al 1% del PBI, pero no explicó como lo lograría en un marco donde luego de un año record en exportaciones e ingresos de divisas no se logró acumular reservas", apunto Lucas Yatche, de Liebre Capital.