Economía

Qué impuestos hay que pagar por comprar Bitcoin en Argentina

Qué impuestos hay que pagar por comprar Bitcoin en Argentina

La demanda de Bitcoin en la Argentina está en pleno crecimiento, que se traduce en el aumento sostenido desde octubre de 2020 en su cotización, lo que lleva a muchos de los que piensan en ahorrar en la criptomoneda a interesarse por los impuestos que se deben pagar al comprarlos.

La realidad es que la compraventa de Bitcoin en el país se encuentra en un limbo impositivo, y hay interpretaciones de los los impuestos que alcanzan estas transacciones, por lo disruptivo de la naturaleza de esta acreencia y, por ende, lo complejo de encasillar dentro de los estándares normales de los gravámenes argentinos.

Lo concreto es que, a excepción de pequeños descensos en su cotización, el Bitcoin experimentó un aumento sostenido en su cotización, que lo llevó de los 817.469,34 pesos en el valor unitario del 6 de octubre hasta superar la barrera de los 3 millones de pesos en los primeros días de 2021.

La cotización del Bitcoin viene en franco crecimiento. (Reuters)

La cotización del Bitcoin viene en franco crecimiento. (Reuters)

Esto significa que, en tres meses, tuvo un aumento aproximado del 323 por ciento. Y el que compró en octubre para vender en enero, hizo una diferencia extraordinaria.

Una primera aclaración radica en la frecuencia de las transacciones que se realicen en criptomoneda: si de trata de compras esporádicas, como por ejemplo una vez al año, no sería alcanzado por el Impuesto a las Ganancias, ya que el Estado apunta a gravar a los que puede haber detectado que habitualmente realizan este tipo de operaciones.

De todos modos, resulta complejo determinar objetivamente si se está desarrollando una actividad habitual o sólo son unas pocas operaciones aisladas, porque la legislación actual no lo establece claramente.

Tampoco resulta fácil definir la procedencia del Bitcoin: a diferencia de las monedas fiduciarias, acciones, títulos y otros instrumentos convencionales, no existe un emisor definido ni un respaldo en bancos centrales.

La regulación impositiva argentina sobre las criptomonedas están en un limbo.

La regulación impositiva argentina sobre las criptomonedas están en un limbo.

Si se las considerara que derivan de una fuente nacional, deriva en que son una ganancia de Segunda Categoría, sujetas al gravamen progresivo que tiene una escala de hasta el 35%. De este modo, permite el cómputo de deducciones generales para reducir el impacto fiscal: la tasa efectiva puede ser menor al 35% de acuerdo a los gastos generales admitidos.

Si en cambio se las relacionara con una fuente extranjera, estarían gravados a la alícuota del 15% pero sin posibilidad de realizar deducciones adicionales.

Sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVAI), no hay un marco legal claro pero el sentido común surgido de la doctrina sostiene que la compraventa de criptomonedas no estaría gravada.

Sobre Bienes Personales, la biblioteca está dividida aunque al tratarse de una forma de capitalizarse, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aplicaría el impuesto.

Finalmente, sobre el impuesto a los Ingresos Brutos, que es de naturaleza provincial, hay un vacío en las legislaciones locales. Pero atención, que de todos modos la compraventa de Bitcoin podría estar gravada si cumple con una serie de requisitos comunes a otras transacciones contempladas por este gravamen.

Para tener que pagar Ingresos Brutos, se analizará la habitualidad (no puede ser algo que se haga una sola vez), la onerosidad (siempre se cumple) y la territorialidad, aunque en este último ítem hay otro limbo, porque justamente una de las características de la criptomoneda es que no tienen una radicación.