Economía

Semana clave para el campo: se define cómo seguirán los envíos de carne en 2022

Semana clave para el campo: se define cómo seguirán los envíos de carne en 2022

Son horas de definiciones en el Gobierno respecto de cómo seguirá el negocio de exportación de carne vacuna el próximo año, pero eso no es todo porque también lo será en lo referente al abastecimiento del mercado interno de cara a las festividades de fin de año, en un contexto en el que los precios en góndola subieron más del 5% en noviembre y continúan sumando presión a la canasta básica.

Por lo pronto, esta semana en el ámbito del Ministerio de Agricultura, mañana habrá un encuentro con equipos técnicos del sector y el jueves el ministro Julián Domínguez recibirá a los líderes de la Mesa de Enlace. El tema excluyente será la carne.

En lo inmediato, en el oficialismo hay una certeza: no hay margen para liberar completamente las exportaciones de carne. Es que los precios continúan mostrando una suba interanual superior al 70% y solo durante el último mes treparon 5,4%. La lectura del Gobierno es que si se liberan las exportaciones habrá mayor presión entre el mercado interno y el externo e indefectiblemente los valores seguirán en alza. La receta, con una mirada a largo plazo, que propone el ministro Domínguez es trabajar con toda la cadena de ganados y carnes para que se incremente la producción. Créditos a tasa subsidiadas por el propio ministerio y la puesta en marcha de la Ley Agroindustrial serían los pilares de esta iniciativa.

En la vereda de enfrente los líderes de la Mesa de Enlace reclaman la apertura total de las exportaciones y señalan que cualquier cupo en los envíos perjudica en mayor medida a los productores ganaderos. Mientras tanto, sobrevuela en el campo el temor a que el Gobierno avance con un incremento en las retenciones a la carne, llevándolas desde el 9% actual hasta el 15%.

Lo cierto es que la negociación central hoy tiene como principal protagonista a los frigoríficos exportadores. Con ellos el Gobierno busca cerrar un acuerdo de cara a las festividades de fin de año para que vuelquen un mayor tonelaje de carne a precios económicos en el mercado interno. Según dicen fuentes del sector, el éxito o fracaso de estas conversaciones terminará definiendo como seguirá el negocio exportador de cara el próximo año.

Concretamente lo que se buscaría es cerrar un pacto a largo plazo para contener el precio en las góndolas y allí la “buena voluntad” de los exportadores es la llave para destrabar el conflicto. Se habla de la necesidad de acordar un esquema que se mantenga vigente durante todo el próximo año. En el medio aparece la figura del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, quien mira con extrema preocupación no solo la fenomenal suba de los precios sino también la caída en el consumo y no le tiembla el pulso al hablar de un esquema gradual de suba de retenciones.

Por su parte Julián Domínguez, con una posición dialoguista intenta cerrar acuerdos con todos los actores de la cadena, incluido el sector productivo a quien busca convencer con el plan para incrementar la productividad por animal e incrementar el stock ganadero. Ese plan es el que se pondrá en discusión en el encuentro del próximo jueves con la Mesa de Enlace.

El tiempo corre y en definitiva en el Gobierno coinciden que no quieren llegar a las fiestas de fin de año, faltando apenas 20 días, con precios en alza y una oferta de carne a precios accesibles de carne que parece ser escasa en las principales cadenas de supermercados. La cuestión ocupa y preocupa a la cartera Agrícola y a la de Producción, ámbito donde se desarrolla Comercio Interior. Además, el actual esquema de exportaciones vence el próximo 31 de diciembre, es por eso que se espera de manera inminente una resolución en la historia.

De cualquier manera, las proyecciones indican que los envíos continuarían restringidos para los cortes de consumo popular en el mercado interno, mientras el Gobierno presiona por un acuerdo con los frigoríficos exportadores para que vuelquen un mayor tonelaje de carne a precios accesibles en las principales bocas de expendio.