Economía

Un joven trans se defendió de un ataque grupal y vivió un calvario de 5 años: 'Me arruinaron la vida'

Un joven trans se defendió de un ataque grupal y vivió un calvario de 5 años: 'Me arruinaron la vida'

Joe Lemonge, un joven trans de Entre Ríos, enfrentó a tres hombres que querían meterse en su casa de Santa Elena. Los conocía: ya lo habían agredido varias veces por su orientación sexual. Hirió a uno de ellos con un arma. Tiempo más tarde, fue condenado por tentativa de homicidio. Ahora, casi cinco años después del hecho, fue absuelto. "Me arruinaron mi vida", dijo este miércoles, horas después de enterarse de la novedad.

El joven de 25 años vivía en esa localidad entrerriana cuando, en la madrugada del 13 de octubre de 2016, tres hombres, entre ellos Juan Manuel Giménez (25), se acercaron a su vivienda, donde había instalado un kiosco. Intentaron ingresar por la fuerza y lo agredieron.

Por ese motivo, Joe corrió al interior de la casa y buscó "un objeto contundente".

Tomó un rifle aire comprimido transformado en calibre 22 del padre y efectuó un disparo accidental que impactó en la zona del cuello de Giménez, que fue derivado al hospital San Martín de Paraná, donde según el médico forense nunca tuvo riesgo de vida.

El viernes 4 de mayo de 2018, la jueza Cristina Van-Dembroucke lo condenó a 5 años y 6 meses de prisión por tentativa de homicidio simple.

Este martes, la Cámara de Casación de Paraná, integrada por los vocales Marcela Badano, Marcela Davte y Hugo Perotti, decidió de forma unánime la absolución de Lemonge. Aseguraron que se trató de "legítima defensa".

Joe Lemonge, el joven trans absuelto en Entre Ríos.

Joe Lemonge, el joven trans absuelto en Entre Ríos.

Consideraron que la jueza Van-Dembroucke "se apartó e interpretó erróneamente la ley formal y material".

También señalaron que la jueza "omitió considerar la actuación del imputado a la luz de aquel contexto previo y de los demás elementos probatorios de la causa", por lo que "se encuentra fuera de toda discusión que no existió provocación alguna por parte de Joe Lemonge".

Un calvario de cinco años

Si bien logró evitar la condena en una unidad penal, desde aquel momento Joe Lemonge atravesó un calvario personal.

Quemaron la casa que tenía su familia, perdieron todas sus posesiones y pertenencias, se quedó sin trabajo y sufrió numerosos hostigamientos (algunos relatados en redes sociales), por lo que tuvo que mudarse a la ciudad de Buenos Aires.

"Me arruinaron mi vida -continuó- en todos los aspectos que se te puedan ocurrir, me trataban del monstruo de la historia cuando eran tres tipos alcoholizados y violentos que me hostigaron por meses y que en patota me atacaron".

Además, la imposibilidad de dejar la Argentina frustró una relación sentimental "con un chico de Francia" que vivió con Joe en 2016 y con quien planeaba casarse.

"Nunca hablé de esto, pero planeábamos casarnos. La relación terminó y nunca se pudieron llevar a cabo los planes, por lo que esa condena no sólo me generó un daño económico, social, laboral y espiritual sino también sentimental", explicó Lemonge.


La emoción y el recuerdo de su madre

La noticia de la absolución tomó por sorpresa a Lemonge: esperaba una cita presencial, pero la sentencia llegó como un mail más.

"Me enteré a las 13 del miércoles. Mi abogada inició una videollamada pero pensé que era un error, y llorando me dice que soy libre, que acababa de llegar la sentencia en un mail con el fallo con la absolución", relató el joven.

Su primera reacción fue recordar a su madre, que murió hace menos de cuatro meses: "Abrí un champagne que era de mi mamá. Ella me acompañó siempre, pero falleció inesperadamente el 14 de enero.

Ella era su "único familiar con vida". Su padre había muerto en 2016. "Falleció 15 días después de que me llevaran detenido, producto del estrés y del cansancio que le generó todo", detalló.


Después de la absolución

Lemonge se encuentra en Entre Ríos, por razones familiares. Pero volverá a Buenos Aires para reunirse con abogados e iniciar diferentes acciones relacionadas con la militancia LGBTIQ+.

Joe Lemonge, el joven entrerriano que fue absuelto. Había sido sido condenado tras defenderse de un ataque.

Joe Lemonge, el joven entrerriano que fue absuelto. Había sido sido condenado tras defenderse de un ataque.

En ese sentido, señaló a Télam que aún recuerda al fiscal de la causa, Santiago Alfieri, "riéndose todo el juicio, diciendo que usaba la cuestión de persona trans como ventaja, cuando en el mundo de hoy es un colectivo humillado, postergado, desplazado de todo".

También recordó que le pidió que sea tratado como un chico en reiteradas oportunidades a la jueza, quien lo "miraba con odio y asco y lo expresó en su sentencia, donde firmó las más de 170 fojas como si fuese mujer y siempre alegando que era un intento de ventaja".

Por otra parte, el joven le pidió al Estado provincial "solidaridad" ante los pedidos de adjudicación de los terrenos de su madre, que era parte "de una familia antigua que llegó a Santa Elena en los años 50".

Con información de Télam

DD​