Economía

Un nuevo informe oficial muestra una radiografía más dura de la pobreza y la informalidad

Un nuevo informe oficial muestra una radiografía más dura de la pobreza y la informalidad

Nuevos datos oficiales muestran una radiografía más dura de la pobreza, de la precariedad y de la informalidad laboral en la Argentina.

En base al análisis y al cruzamiento de los datos de las casi nueve millones de hogares -personas o familias- que percibieron el año pasado el IFE (el bono se otorgó a un solo integrante por familia en situación de desempleo o con empleos sin aportes a la Seguridad Seguridad) -surge la magnitud y dimensión de la pobreza estructural y la fragilidad del mercado de trabajo. Con un dato clave: son cifras de personas identificadas e individualizadas, con nombre y apellido y  DNI, y que no figuran en el padrón de aportantes a la Seguridad Social, a diferencia de las Encuestas que no revelan la identidad de los entrevistados, de dimensiones menores y cuyas muestras se proyectan luego al conjunto de la región o a nivel país.

Del Informe de Seguridad Social que realizó el ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social surge que cobró el IFE el 32% de la población de entre 18 y 65 años. "Este beneficio se otorgó únicamente a un miembro por hogar, con lo que, probablemente, el porcentaje hubiese sido mucho mayor si se tuviera en cuenta a todos los integrantes que conforman el hogar", aclara el Informe.

Casi la mitad no tiene ningún mes aportado y otro 20% presentaban escasos meses de aportes a la Seguridad Social. Y sólo un 3% del total logra reunir entre 10 y 20 años de aportes. “Entre los que tienen entre 56 y 65 años de edad sin un pasaje por un empleo formal también resultó muy elevado". Sin Seguridad Social en la actualidad, tampoco podrán jubilarse en el futuro.

Del Informe surge que:

• De los casi 9 millones de hogares, un 27% (2,4 millones) percibían AUH o A.U.Embarazo (IFE 1), mientras que el 73% restante (6,5 millones) no tenían esos beneficios (IFE 2).

• De los 6,5 millones, casi el 47% eran hogares unipersonales. Y de ese total, una parte significativa tuvieron como titulares a jóvenes de entre 18 a 24 años de edad (1,7 millones), lo que representa el 19% del total de hogares IFE 2.

• La proporción de mujeres aumenta significativamente entre los beneficiarios de IFE 1: 94% de prestaciones otorgadas a mujeres. Entre los beneficiarios del IFE 2 en mayor proporción fueron varones (59%). “Esto puede ser explicado mayormente por las características de la AUH, prestación en la que existe prioridad de cobro para las mujeres”, dice el Informe.

• En términos de edades, se observa una importante concentración de los beneficiarios en la población joven, que resulta ser bastante homogénea tanto en varones como en mujeres.

• La mayor cantidad de beneficios IFE 2 dados a personas de entre 20 y 29 años de edad, el rango etario más afectado por el desempleo (es del orden del 25%) y la informalidad laboral.

Por rango etario, la mayor cantidad de beneficios IFE 2 es a personas de entre 20 y 29 años, los más afectados por el desempleo (25%) y la informalidad laboral.

• El 84% de los 6,5 millones de beneficiarios IFE 2 son trabajadores informales y/o desocupados. Otro 11% trabajadores monotributistas (11%). Solo un 3% de los beneficiarios del IFE 2 eran trabajadores de casas particulares, mientras que el 2% se encontraba inscripto en el Progresar.

• La provincia que registró la mayor proporción de beneficiarios en relación a la población objetivo del beneficio fue Santiago del Estero (49%), seguida por Chaco (46%), Formosa (44%) y Corrientes (41%). Las provincias de la Patagonia, como Chubut y Tierra del Fuego, junto con CABA, alcanzaron una proporción relativa de beneficiarios menor al promedio del país (21%, 20% y 19% respectivamente).

• En relación a la trayectoria en el empleo formal, tanto las personas beneficiarias del IFE 1 como del IFE 2 presentaban un elevado porcentaje de casos sin ningún mes aportado (57% y 42% respectivamente) o presentaban escasos meses de aportes (14% menos de un año para IFE 1 y 19% para IFE 2). Solo un 2% de los beneficiarios del IFE 1 logró reunir entre 10 y 20 años de aportes, y este valor se eleva al 5% para los del IFE 2.” Estos datos evidencian que el grupo que se encuentra en la situación más desventajosa en lo que respecta a la trayectoria laboral formal son los titulares de la AUH y AUE (IFE 1) que son casi todas mujeres”.

Sin embargo, el porcentaje de beneficiarios que tienen entre 56 y 65 años de edad sin un pasaje por un empleo formal también resultó muy elevado (37% para IFE 1 y 26% para IFE 2).

“Esta situación da cuenta del problema estructural que presenta el mercado de trabajo argentino, manifestando una elevada y persistente informalidad laboral en determinados grupos poblacionales”, concluye el Informe. Y agrega: “El número total de beneficiarios puso en evidencia la situación de fragilidad en la que se encuentra gran parte de la población, exponiendo la desigualdad existente en la calidad del empleo en el país”.