Mundo

Así vive Nueva York la histórica tormenta de nieve

Continúa el alerta por tormentas y nevadas en el noreste de Estados Unidos

El servicio meteorológico de los Estados Unidos emitió este martes una alerta advirtiendo sobre una fuerte tormenta invernal que cubrirá todo el noreste del país luego de que ayer la ciudad de Nueva York declaró el estado de emergencia y canceló el plan de vacunación por coronavirus.

De acuerdo al servicio meteorológico (NWS por sus siglas en inglés), la tormenta abarcará desde Virginia hasta Maine, mientras que continuarán las nevadas en Nueva York, Nueva Jersey y partes de Pensilvania y Connecticut.

Se espera que la ciudad y sus alrededores experimenten entre 30 y 45 centímetros de nieve
Se espera que la ciudad y sus alrededores experimenten entre 30 y 45 centímetros de nieve

En el último alerta emitido, el NWS señala que un frente sobre la costa oeste y un segundo frente sobre el oeste de Canadá avanza hacia el centro de Estados Unidos, produciendo "lluvia y nieve a mayor altura desde el noroeste del Pacífico hasta el centro California".

Por el momento, las zonas más afectadas por las fuertes nevadas son el estado de Nueva York y el norte de Maine y se espera que las condiciones extremas continúan hasta el jueves.


En la ciudad de Nueva York, donde viven unos 8,6 millones de personas, el alcalde Bill de Blasio, declaró el estado de emergencia luego de que una capa de nieve de unos 45 centímetros cubriera las calles. Según informó la cadena CNN, hoy la nieve podría llegar hasta los 60 centímetros.

"La tormenta sigue desarrollándose. Se sigue intensificando. Es una tormenta enorme", dijo uno los meteorólogos de la cadena.

El alcalde pidió que dejen las carreteras despejadas para que puedan transitar los vehículos de emergencia
El alcalde pidió que dejen las carreteras despejadas para que puedan transitar los vehículos de emergencia

Ante este panorama, De Blasio ordenó ayer el cierre de las escuelas -que permanecen así hoy- y restringió la movilidad sólo a los trabajadores esenciales, según AFP.

El alcalde suspendió también los turnos otorgados para la vacunación contra el coronavirus y prohibió a los restaurantes atender a los clientes en mesas situadas en el exterior.


Por su parte, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, advirtió: "Esta es una situación peligrosa, donde hay riesgo de muerte. Si no son trabajadores esenciales, quédense en casa".

La nevada comenzó en la noche del domingo y pronto alcanzó los 33 centímetros en Central Park.

"Si superamos los 50 cm será una de las diez mayores tormentas de nieve de la ciudad de Nueva York", dijo a la AFP Matthew Wunsch, meteorólogo del NWS en la ciudad.

Está previsto que se vean afectadas otras regiones del noreste de Estados Unidos
Está previsto que se vean afectadas otras regiones del noreste de Estados Unidos

El actual récord data de enero de 2016, cuando nevó casi 70 cm en tres días.

Los tres aeropuertos de Nueva York y su zona metropolitana anularon la gran mayoría de los vuelos, según el sitio Flight Aware. Más de 1.600 vuelos fueron cancelados en todo el país, sobre todo en Boston, Nueva York, Washington DC y Filadelfia.

En Nueva Jersey, el gobernador Phil Murphy, también declaró el estado de emergencia y ordenó la suspensión del transporte público.

"Esta tormenta empeorará antes de mejorar", tuiteó Murphy, e informó que seis grandes centros de vacunación contra la Covid permanecerán cerrados hoy.

El alcalde de Nueva York le pidió a la ciudadanía que permanezcan en sus casas
El alcalde de Nueva York le pidió a la ciudadanía que permanezcan en sus casas

En la capital estadounidense la situación no es diferente. Una capa nieve que podría alcanzar los 20 centímetros según el NWS cubre Washington DC y Baltimore, en Maryland.

Además, también se suspendió el regreso a las clases presenciales en la Capital, previsto para ayer.

Debido a la tormenta el presidente estadounidense, Joe Biden, aplazó una visita que tenía prevista al departamento de Estado, y el Congreso restringió sus actividades.

La ciudad de Filadelfia, en Pensilvania, también declaró el estado de emergencia, decretó el cierre de los edificios gubernamentales y pidió a sus residentes que retiren sus automóviles de ciertas calles para poder barrer la nieve.