Mundo

Biden lanza su ambicioso plan anti covid: apura la vacunación e impone la cuarentena a viajeros

Biden lanza su ambicioso plan anti covid: apura la vacunación e impone la cuarentena a viajeros

Washington - Recién instalado en la Casa Blanca, Joe Biden dedicó su primera jornada completa en la presidencia a su prioridad más urgente, la lucha contra la pandemia, que ya se ha cobrado más de 400.000 vidas en Estados Unidos.

El demócrata, que considera que “no tiene tiempo que perder” en la lucha contra el coronavirus, anunció una serie de medidas.

En una conferencia de prensa por la tarde, Biden dijo que desde ahora los pasajeros que lleguen a Estados Unidos deberán pasar por una cuarentena tras su entrada al país. Asimismo, deberán hacerse un test antes de subirse al avión.

Asimismo, Bode firmó una nueva orden “para extender los requerimientos para el uso de barbijos en los viajes interestatales, en trenes, aviones y buses”.

Estas medidas forman parte de una estrategia nacional explicada en un documento de 200 páginas, que incluyen un plan para acelerar el proceso de vacunación, trabajar para que los estudiantes vuelvan a las escuelas y recuperar la confianza de la opinión pública, entre otros objetivos.

“Durante casi un año, los estadounidenses no pudieron encontrar ninguna estrategia, y mucho menos un enfoque integral para hacer frente al covid”, afirmó Jeff Zients, quien coordina la respuesta contra la pandemia del flamante gobierno. “Todo esto cambiará”, dijo a los periodistas.

La nueva administración estadounidense agradeció nuevamente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) su papel de liderazgo en la lucha contra la pandemia y le aseguró su apoyo financiero, un giro de 180 grados en la estrategia respecto a la mantenida por el expresidente Donald Trump.

Estados Unidos, que anunció su regreso a la OMS el miércoles, “tiene la intención de cumplir con sus obligaciones financieras con la organización”, aseguró el inmunólogo Anthony Fauci en una reunión del consejo ejecutivo de la agencia de la ONU.

El mandatario advirtió en su discurso de inauguración que el covid-19 está a punto de alcanzar su “fase más dura y mortífera” y llamó a los estadounidenses a “dejar la política a un lado” para enfrentar juntos este “oscuro invierno”.

Biden, de 78 años, espera convencer a los congresistas republicanos de que aprueben un nuevo paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares destinado a amortiguar los efectos de la pandemia en la economía.

El plan incluye cheques para las familias, fondos para reabrir escuelas, dinero para agilizar pruebas y vacunas, efectivo para pequeñas empresas y más ayuda alimentaria: las medidas deben evitar que el país se hunda más en la crisis.

Biden también está esperanzado en que los legisladores den luz verde a un cambio radical en la política migratoria, piedra angular del mandato de su predecesor.

Señal de que los tiempos están cambiando, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, quien hasta hace poco fue un fiel aliado de Trump, ha prometido trabajar con Biden “siempre que sea posible”.

La Cámara Alta confirmó por una gran mayoría el nombramiento de Avril Haines, exnúmero dos de la CIA, como directora de inteligencia.

Está previsto que el Congreso continúe con el proceso de confirmación del gabinete de Biden, incluido la de Antony Blinken al frente de la diplomacia estadounidense.

Pero se necesitará más para superar las profundas divisiones creadas bajo el mandato de Trump, acentuadas aún más durante su cruzada poselectoral. El jucio político contra Trump podría retrasar la implementación de las medidas presentadas por Biden.

Suscribite a nuestro newsletter