Mundo

¿Cómo actuaba el temible escuadrón de la muerte de Alexander Lukashenko en Bielorrusia?

¿Cómo actuaba el temible escuadrón de la muerte de Alexander Lukashenko en Bielorrusia?

El régimen de Bielorrusia, la última dictadura de Europa si se dejan de lado las derivas autoritarias de Hungría y Polonia, organizó en 2012 un escuadrón de la muerte que tenía como objetivo asesinar a disidentes políticos refugiados en el extranjero.

Una investigación del medio EuObserver asegura, con documentos de la dictadura de Alexander Lukashenko, que se llegó a asesinar en 2016 a un periodista que vivía refugiado en Ucrania.

La operación se organizó para acabar con la vida de ese periodista (Pavel Cheremet) y de tres antiguos responsables políticos que se habían refugiado en Alemania tras abandonar al régimen.

Lukashenko, que gobierna con mano de hierro Bielorrusia desde hace 26 años, habría destinado al escuadrón de la muerte 1,2 millones de euros. La Unión Europea mantiene sanciones contra Bielorrusia.

Cheremet, que vivía en 2012 en Moscú, donde se había refugiado tras huir de Minsk, fue asesinado en julio de 2016 en Kiev, la capital de Ucrania, por la explosión de una bomba lapa colocada bajo su vehículo.

Fuerzas de seguridad de Bielorrusia detienen a manifestantes durante una marcha de opositores a Lukashenko en la capital de Bielorrusia,. Minsk, en septiembre. Foto: AFP

Fuerzas de seguridad de Bielorrusia detienen a manifestantes durante una marcha de opositores a Lukashenko en la capital de Bielorrusia,. Minsk, en septiembre. Foto: AFP

Su asesinato, poco después de que Rusia interviniera en Ucrania para hacerse por las armas con la provincia ucraniana de Crimea y apoyara con armas y hombres a los separatistas prorusos del Donbass, la región suroriental de Ucrania, se atribuyó entonces a los servicios secretos rusos o ucranianos.

Incluso la Justicia ucraniana había investigado durante años, sin mucho éxito, en el entorno de los servicios secretos de su país sin sospechar que los asesinos de Cheremet habían llegado desde la vecina Bielorrusia por órdenes de su gobierno.

Grabaciones y documentos secretos

La investigación de EuObserver, un medio online especializado en información sobre las instituciones europeas, se basa en documentos y en una grabación de audio de poco más de 20 minutos.

En ese archivo de audio, Vadim Zaitsev, jefe de los servicios secretos bielorrusos entre 2008 y 2012 (se siguen llamando KGB) discute la organización de los asesinatos con los miembros del ‘Grupo Alfa’, una unidad especial que debía cometerlos.

Miles de personas se manifestaron durante semanas el año pasado en Bielorrusia, contra las cuestionadas elecciones que Alexander Lukashenko ganó en agosto, en medio de acusaciones de fraude. Foto: AP

Miles de personas se manifestaron durante semanas el año pasado en Bielorrusia, contra las cuestionadas elecciones que Alexander Lukashenko ganó en agosto, en medio de acusaciones de fraude. Foto: AP

En la conversación se debate cómo los agentes bielorrusos pretendían infiltrarse en Alemania y cómo asesinarían a sus objetivos de forma que no se pudiera acusar al régimen bielorruso.

Los asesinatos de las personas que vivían escondidas en Alemania no llegaron a cometerse en parte porque los servicios secretos germanos, alertados de los planes, avisaron a los objetivos y les pusieron protección especial de sus propios servicios secretos.

Esas personas, todavía vivas, son Oleg Alkaev (antiguo director de una prisión bielorrusa), Vladimir Borodach (ex coronel de las Fuerzas Armadas) y Viacheslav Doudkine (ex jefe del servicio de lucha contra la corrupción).

elecciones bielorrusia fraude

Son tres altos cargos que con los años se fueron alejando del régimen y que, temiendo por su vida, terminaron por huir y pedir refugio en Alemania, destino habitual de disidentes rusos y bielorrusos.

La fuente de la grabación que sirvió a EuObserver para tirar del hilo es Igor Makar, un antiguo alto funcionario del KGB bielorruso que trabajó para su unidad antiterrorista y que ahora vive escondido del régimen en un país europeo.

Makar contó a EuObserver que ahora, más de ocho años después de tener conocimiento de la organización del grupo de asesinos, considera que debe hacerse pública la operación “en solidaridad con las manifestaciones pro-democracia en Bielorrusia”.

Los escuadrones de la muerte de Lukashenko son anteriores a 2012. En diciembre de 2019 un antiguo miembro de una unidad de élite de los servicios secretos bielorrusos confesó a la cadena alemana Deutsche Welle haber pertenecido a uno de esos grupos, que había asesinado en 1999 a tres opositores políticos, entre ellos al antiguo ministro del Interior Yuri Zakharenko.

El papel de los siloviki (como se conoce en Rusia y Bielorrusia a los miembros de los servicios secretos) es esencial en el mantenimiento del régimen autoritario del presidente Alexander Lukashenko. Sin su apoyo el último dictador de Europa vería temblar su silla.

Bruselas, especial

Mirá también