Mundo

Con grandes jugadores globales, Brasil puso en marcha el tendido de su red 5G

Con grandes jugadores globales, Brasil puso en marcha el tendido de su red 5G

Brasilia - Telefónica Brasil, TIM y Claro de América Móvil ganaron ayer los principales lotes para el servicio de telecomunicaciones 5G en Brasil, en una subasta realizada por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones muy esperada por su impacto económico y de política internacional.

La licitación, con la que el país pretende atraer inversiones por unos 9.000 millones de dólares, se centró en cuatro bloques con frecuencias de diferente alcance y velocidad, por periodos de 20 años. Además, incluye una red paralela para uso exclusivo del Gobierno, en la que no podrán utilizarse equipos de la empresa china Huawei, excluida por los términos del llamado en medio de una disputa geopolítica por acusaciones de espionaje, especialmente por parte de Estados Unidos.

La disputa geopolítica entre China y Estados Unidos, por la cual Huawei tiene vetado el acceso al mercado estadounidense, llevó a Brasil a licitar una red paralela para mantener a la compañía asiática al margen de sus datos confidenciales.

Modelo

El Gobierno de Jair Bolsonaro diseñó un llamado para que sus equipos puedan emplearse en la red general, pero no en la que sirva a los órganos gubernamentales, como los ministerios, el Congreso, las Fuerzas Armadas o la Justicia. El modelo podría ser replicado en América Latina por otros países sometidos a presiones similares de Washington.

Aunque la licitación tuvo meses de demora y el país está rezagado en relación a otros de Europa y Asia, la llegada de la nueva tecnología al Distrito Federal y a las 26 capitales estatales está prevista para antes del 31 de julio de 2022.

Al resto de ciudades, con poblaciones mayores a 30.000 habitantes, la 5G llegaría entre 2025 y 2028.

Telefónica Brasil ofreció 420 millones de reales (75,1 millones de dólares) por un bloque de frecuencias nacionales en 3,5 GHz, mientras que TIM ofreció 351 millones de reales por otro en la misma frecuencia y Claro, 338 millones de reales.

El cuarto bloque nacional de la frecuencia se quedó sin ofertas, ya que 12 empresas más pequeñas que competían en la subasta no presentaron propuestas y se impidió a los tres operadores más grandes disputar, ya que habían ganado anteriormente.

Fines

Señalada por miembros del Gobierno de Jair Bolsonaro como la “mayor subasta de frecuencias” jamás realizada en Brasil, la licitación no tiene por objeto recaudar dinero, según sus organizadores, sino obtener miles de millones de reales en inversiones en el sector durante los próximos años.

La subasta comenzó con más de una hora y media de retraso al ser suspendida al inicio debido a una ceremonia sin distanciamiento social entre los asistentes, en la que el presidente ofreció un discurso errático sobre temas como dificultades para obtener licencias para los pilotos de motos acuáticas y la pesca en el lago de Itaipú.

Además de la frecuencia de 3,5 GHz, que permite el llamado “5G puro”, en la subasta también se vendió la banda nacional 4G de 700 MHz, que había quedado sin adjudicar en 2014. El ganador de esta frecuencia fue Winity Telecom, controlada por el grupo de inversión Patria.

Con la victoria, Winity, que ofreció 1.427 millones de reales, cerca del 805% del precio de la convocatoria pública, será un nuevo operador nacional de telefonía móvil, que competirá con Telefónica Brasil, TIM y Claro, dijeron los representantes de la agencia en la subasta.

Bolsonaro marcó con un martillazo simbólico el inicio de la puja en un acto en Brasilia, donde destacó el avance “histórico” en la conectividad del país.

El ministro de Comunicaciones, Fábio Faria, subrayó que Brasil será el primer país de América Latina en tener 5G y proyectó que “se convertirá en un ‘hub’ de innovación” para poder “recibir empresas, inversiones y, desde aquí, exportar tecnología”.

Esta red permitirá conectar aparatos entre sí y a la nube, con tiempos de respuesta inmediata, posibilitando, por ejemplo, el desarrollo de ciudades inteligentes, vehículos autónomos o cirugías a distancia.

Al mismo tiempo que apunta a dar este salto hacia el futuro, Brasil buscará incluir a 40 millones de personas sin conexión y compensar el rezago de las áreas menos desarrolladas, como algunas zonas de la Amazonia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.