Mundo

Covid persistente, la nueva preocupación de la Organización Mundial de la Salud

Covid persistente, la nueva preocupación de la Organización Mundial de la Salud

Una de cada diez personas afectadas por coronavirus presenta síntomas doce semanas después de haber superado la infección, reveló este jueves la Oficina Europea de la Organización Mundial de la Salud​ (OMS), que instó a considerar el denominado "covid persistente" una prioridad para las autoridades sanitarias.

Según un informe sobre Covid-19 de larga duración presentado por el Observatorio Europeo de Sistemas y Políticas de Salud, alrededor de una cuarta parte de los enfermos continúa teniendo síntomas un mes después, una condición que incluye desde dolor muscular y en el pecho a fatiga, problemas de respiración y lagunas mentales.

La probabilidad de padecer coronavirus persistente no parece estar asociada con la severidad de la infección inicial y algunos grupos están aparentemente más dispuestos a sufrirla, como los trabajadores sanitarios y las mujeres, según el informe.

"Se trata de una enfermedad que puede tener un impacto enorme en la vida de la gente. Muchos son incapaces de volver a trabajar o tener una vida social, muchos han descrito cómo afecta a su salud mental, sobre todo porque su evolución varía a menudo", señaló en rueda de prensa Martin McKee, uno de los autores del informe.

La OMS defendió la necesidad de un enfoque multidisciplinar para evaluar y gestionar este tipo de Covid-19, desarrollar nuevos tratamientos, fomentar la investigación e impulsar medidas destinadas a proteger los derechos laborales y sociales de los trabajadores afectados.

"Quienes padecen Covid persistente necesitan ser escuchados si queremos entender las consecuencias a largo plazo y la recuperación. Es una clara prioridad para la OMS y de la máxima importancia. Debería serlo para cada autoridad sanitaria", señaló el director de OMS-Europa, Hans Kluge.

Preparación de vacunas en un pabellón deportivo ubicado en las afueras de Lisboa, Portugal. Foto: EFE

Preparación de vacunas en un pabellón deportivo ubicado en las afueras de Lisboa, Portugal. Foto: EFE

La OMS notificó este jueves 6.965 muertes globales por coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde el 10 de noviembre de 2020, último día en el que se registraron menos de 7.000 fallecimientos diarios.

A finales del pasado mes de enero se alcanzaron cifras récord de más de 16.000 muertes diarias en el planeta, y el acumulado desde el inicio de la pandemia suma 2,47 millones de fallecidos (un 2,2 por ciento de los 111 millones de casos confirmados de COVID-19).

América es la región donde se han registrado más muertes (1,1 millones), seguida de Europa (848.000), el sur de Asia (205.000), Oriente Medio (142.000), África (71.000) y Asia Oriental (28.000).

Por países, Estados Unidos comunicó, según la OMS, 496.000 muertes (aunque otras fuentes ya sitúan la cifra por encima del medio millón), Brasil 247.000, México 180.000, India 156.000 y Reino Unido 121.000.

Por otra parte, las redes sanitarias nacionales muestran que se administraron ya en el mundo más de 216 millones de dosis de vacunas, entre ellas 65 millones en Estados Unidos, 40 millones en China, 28 millones en la Unión Europea (UE) y 18 millones en el Reino Unido.

Con información de EFE.

JPE​

Mirá también