Mundo

Desbordado por la pandemia, Paraguay amplía la vacunación y tantea estrategias de combate al virus

Desbordado por la pandemia, Paraguay amplía la vacunación y tantea estrategias de combate al virus

Con las curvas de contagios y hospitalizaciones en alza y desbordado por el avance del coronavirus, las autoridades sanitarias de Paraguay buscar acelerar la campaña de vacunación, por lo que las personas mayores de 55 años podrán hacerlo "a libre demanda", además de establecer el sábado como "Día Nacional de Inmunización para las Embarazadas" para las que habrá dosis del fármaco de Moderna

Para la campaña masiva contra la Covid-19 el país cuenta con más de 200 vacunatorios en todo el territorio nacional, según anunció Héctor Castro, director del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI.)

En el Hospital de Clínicas de Asunción, en tanto, ya no pueden recibir pacientes por falta de oxígeno, señaló la doctora Fátima Obando, jefa del departamento de control de infecciones del centro de salud, que dice que el país están en el peor momento de la pandemia con pronósticos sombríos para las próximas semanas.

"No se hace un rechazo directo a los pacientes, pero cuando llegan se les explica que ya no hay suficientes bocas de oxígeno, por lo cual no se les puede dar la atención que merecen. Lastimosamente, desde hace dos semanas se viene rechazando pacientes", relató Obando citada por la agencia de noticias AFP.

Paraguay, con una población de 7,3 millones de personas, suma casi 11.000 fallecidos por Covid-19 y unos 400.000 contagios.

En las últimas dos semanas se ubica como el país con mayor mortalidad en el mundo, con una tasa de 24,79 decesos por cada 100.000 habitantes, según un conteo de la agencia francesa.

El director de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, advirtió que Paraguay "está en rojo" por el elevado número de muertos.

"El país se encuentra con un nivel de transmisión comunitaria muy alto. Los pronósticos son bastante oscuros para este mes, y probablemente para parte de julio también", indicó.

Las más de 750 camas de terapia intensiva del país están ocupadas, por lo que alrededor de 200 enfermos en estado delicado convalecen en salas comunes y hasta en pasillos de los hospitales esperando la liberación de un espacio en la Unidad de Tratamiento Intensivo.

Entre 30 y 40% de los pacientes en UTI no soportan el rigor y fallecen.

"La situación es bastante complicada. A pesar del impresionante crecimiento (en la capacidad de atención en terapia intensiva) que se tuvo, no hay forma de dar respuestas. Si seguimos a este ritmo ni aunque tengamos 1.000 o 2.000 camas vamos a poder dar respuesta", declaró el ministro de Salud, Julio Borba.

Marta Aquino, de 26 años, logró ingresar a su madre en el Hospital de Clínicas, donde estudia. Pero antes atravesó por el sufrimiento de verla pasar dos días sin oxígeno, atendida en una silla.

"Llegamos a suplicar para que la atiendan", contó y añadió: "Pero no nos dieron ningún tipo de atención. Solo argumentaron que no tenían espacio en ese momento, que estaban saturados".

Según la doctora Obando, en los hospitales no solo escasea el oxígeno, sino también los antivirales y los antibióticos.

"Tal vez hubo insuficiente planificación del Ministerio de Salud. No se tuvo a tiempo el equipamiento, la infraestructura, no se contrató la cantidad suficiente de personal que se iba a necesitar para estos tiempos", evalúa.

En todo caso, el resultado son duras imágenes que muestran salas atestadas de enfermos graves.

"Tenemos 16 camas de terapia Covid que están al tope todos los días. Tenemos 20 camas de internación común en el área de contingencia respiratoria que están ocupadas también al 100%", manifestó.

Explicó que debieron habilitar áreas Covid en otras zonas del hospital. "En este momento manejamos un promedio de 100 pacientes por día hospitalizados por coronavirus", agregó.

En ese contexto, la campaña de vacunación ha avanzado muy lentamente.

El fin de semana pasado se formaron largas filas, cuando ya pueden ser inmunizados los mayores de 55 años.

Según cifras oficiales, en Paraguay se administró la primera dosis a 475.000 personas, equivalente a 6,7% de la población que tiene que ser inmunizada.

La meta es llegar a 30% en diciembre y a 75% de los habitantes en 2023.