Mundo

El antichavismo duro de Guaidó se quiebra

El antichavismo duro de Guaidó se quiebra

Caracas - El equipo de colaboradores del líder opositor venezolano Juan Guaidó sufrió ayer una grave fisura cuando quien actuaba como su canciller, Julio Borges, anunció su retiro y dijo que la figura de “gobierno interino” debía “desaparecer”.

Guaidó se hizo proclamar “presidente encargado” a inicios de 2019 por el antichavismo de la Asamblea Nacional. Desde entonces, ha sido reconocido por Estados Unidos y varias democracias occidentales como el líder legítimo de Venezuela por considerar que la reelección del mandatario venezolano Nicolás Maduro en 2018 fue un fraude, pero ante la falta de resultados de esa estrategia, su influencia ha decrecido.

Dos semanas después de una aplastante derrota opositora en las elecciones regionales, Borges -expresidente del parlamento-dijo que “la noción de gobierno interino tiene que desaparecer completamente. No podemos seguir con una nómina, con una burocracia que el año pasado llegó a casi 1.600 personas. Nosotros pedimos eliminar eso completamente”.

Borges, exiliado en Colombia, dijo a periodistas durante una videoconferencia que “hay que dar pasos de reforma a todo lo que se ha llamado gobierno interino. El gobierno interino se ha deformado”. El dirigente expondrá mañana sus propuestas ante una comisión conformada por miembros del parlamento electo en 2015, cuya vigencia caducó en enero de 2021, tras asumir funciones una nueva Asamblea Nacional, con mayoría oficialista, electa en diciembre de 2020.

El dirigente del ala dura de la oposición advirtió que la lucha para “salir de la dictadura” de Maduro, cuya reelección en 2018 desconocen al considerarla “fraudulenta”, ha perdido “legitimidad”.

¿Corrupción?

“Hemos perdido legitimidad, apoyo internacional, porque han habido demasiadas contradicciones, demasiados errores, demasiados escándalos y eso ha hecho que el mundo haya puesto el caso venezolano en la nevera (heladera), en la espera”, remarcó.

Debido a ello, señaló que es apremiante “reconstruir y acumular la fuerza para volver a ganar legitimidad dentro de Venezuela y fuera de Venezuela”.

La propuesta de Borges busca un cambio de ruta en la oposición, pulverizada por profundas fracturas que fueron evidentes en las elecciones regionales del 21 de noviembre celebradas con el retorno de los principales partidos opositores tras varios años de boicot, pero con pocos acuerdos en candidaturas unitarias.

Borges cuestionó además los hechos de corrupción que han salpicado al gobierno interino de Guaidó.

“El tema de los activos (fuera de Venezuela) verdaderamente es un escándalo, no hay voluntad política de los partidos para hacer lo que hay que hacer: crear un fideicomiso para que esos activos se separen del manejo de los partidos políticos, principalmente el partido de Juan Guaidó, y se pueda tener independencia, transparencia, claridad”, cuestionó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.