Mundo

El 'general Kaka': quién es el nuevo hombre fuerte de Chad, hijo del fallecido presidente Déby

El 'general Kaka': quién es el nuevo hombre fuerte de Chad, hijo del fallecido presidente Déby

La muerte inesperada este lunes del presidente de Chad, Idriss Déby, en el poder durante tres décadas, desató una sensación de incertidumbre que las autoridades abordaron con premura, suspendiendo el Gobierno y creando un Consejo Militar de Transición liderado por uno de sus hijos.

Mahamat Idriss Déby, de 37 años, la misma edad que tenía su padre cuando tomó el poder en un golpe de Estado en 1990, es la persona encargada de dirigir el país durante los próximos 18 meses hasta la celebración de comicios, según anunció el Ejército después de hacer pública este martes la muerte de Déby en combate contra rebeldes.

El lunes, la Comisión Electoral había proclamado a Déby, de 68 años, ganador de las elecciones presidenciales del pasado 11 de abril, triunfo que le brindaba un sexto mandato.

Al igual que su progenitor, Mahamat encarna a un hombre de armas, con rango de general, que durante años dirigió los Servicios de Seguridad de las Instituciones del Estado (SERS), entre los que se encuentra la guardia presidencial; cuerpo de élite del que se convirtió en máximo responsable.

Idriss Déby, en 2008. Foto AFP

Idriss Déby, en 2008. Foto AFP

Criado por su abuela paterna, los suyos le conocen por el apodo de "general Kaka", que en el dialecto árabe chadiano significa "abuela" y, según detallan medios locales, se encontraba junto a su padre en primera línea de combate cuando este fue herido de muerte por grupos rebeldes en Kanem (oeste).

Su padre, musulmán en un país el que tanto el Islam como el cristianismo son religiones ampliamente extendidas -y que entre sus 16 millones de habitantes alberga a unos 200 grupos étnicos y linguísticos-, tuvo varias esposas y un número indeterminado de hijos.

Formación militar

De carácter reservado, Mahamat recibió entrenamiento militar en los colegios de Joint Grouping en Chad a mediados de los años 2000, y más tarde se formó durante tres meses en el Instituto Militar de Aix-en-Provence, en Francia.

Poco después de su regreso, fue destinado a los SERS como subcomandante del grupo de infantería, y en 2006 participó en su primer combate contra incursiones de rebeldes que atacaron tanto la capital chadiana, Yamena, como zonas del este del país.

Desde 2013, su labor en operaciones antiterroristas en Mali como subjefe de las fuerzas chadianas aumentaron su reconocimiento público, tras colaborar de forma estrecha con tropas francesas desplegadas en la región, sobre todo, durante la operación antiyihadista Serval.

Fuerzas de Chad en las calles de la capital tras la muerte del presidente. Foto AFP

Fuerzas de Chad en las calles de la capital tras la muerte del presidente. Foto AFP

Pese a esta cooperación con Occidente, muchas voces temen una creciente inestabilidad en el país, que podría derivar en enfrentamientos armados, después de que tanto la oposición como diversos grupos rebeldes hayan rechazado que sea él quien, sin la celebración de elecciones, dirija la nación.

Según la Constitución, anulada junto al Gobierno y el Parlamento, el presidente de esta última institución debería haber asumido las funciones ejecutivas en caso de muerte del presidente y hasta que se organicen comicios.

Por el momento, y pese al extenso conocimiento castrense de Mahamat, el rebelde Frente para el Cambio y Concordia en Chad (FACT) sigue representando una amenaza para el país, si bien el grupo ha anunciado, tras su incursión en territorio chadiano desde la vecina Libia el pasado día 11, que respetarán los catorce días de luto nacional decretados por la muerte de su padre.

Fuente: EFE

PB