Mundo

El jurado declaró culpable al policía que mató al afroestadounidense Floyd

El jurado declaró culpable al policía que mató al afroestadounidense Floyd

Mineápolis - El expolicía de Mineápolis Derek Chauvin fue declarado ayer culpable de asesinato tras el arresto de George Floyd, un hito en la tensa historia racial de Estados Unidos y una reprimenda al trato de las fuerzas del orden a los ciudadanos negros.

El jurado de 12 miembros encontró a Chauvin, de 45 años, culpable de todos los cargos por la muerte de Floyd el año pasado después de considerar tres semanas de testimonio de 45 testigos, incluidos transeúntes, oficiales de policía y expertos médicos. Las deliberaciones se prolongaron por poco más de 10 horas.

En una acción capturada en video, Chauvin, quien es blanco, presionó su rodilla contra el cuello de un esposado Floyd, un hombre negro de 46 años, durante más de nueve minutos el 25 de mayo de 2020, mientras él y otros tres oficiales lo arrestaban tras ser acusado de usar un billete falso de 20 dólares para comprar cigarrillos en una tienda de comestibles.

Chauvin, vestido con un traje gris con corbata azul y camisa blanca, así como una mascarilla celeste debido a la pandemia de coronavirus, asintió y se puso de pie rápidamente cuando el juez dictaminó que su fianza fue revocada. Fue sacado de la sala del tribunal esposado y puesto bajo la custodia del alguacil del condado de Hennepin.

Chauvin se había declarado no culpable de los cargos de homicidio involuntario en segundo grado que involucraba “infligir intencionalmente daño corporal”, asesinato involuntario en tercer grado que involucraba un “acto eminentemente peligroso para otros” y homicidio involuntario en segundo grado que conlleva una muerte causada por “negligencia culposa”.

Fuera del juzgado, una multitud de varios cientos de personas estalló en vítores cuando se anunció el veredicto.

En la plaza George Floyd en Mineápolis, la intersección donde Floyd murió y ahora lleva su nombre, la gente gritaba, aplaudía y lloraba. Desde que ocurrió el homicidio, el sitio se ha convertido en un punto de reunión para las protestas por la justicia racial.

La muerte de Floyd provocó protestas contra el racismo y la brutalidad policial en muchas ciudades de Estados Unidos y de todo el mundo.

El palacio de justicia de Mineápolis estaba rodeado por altas barricadas y custodiado por tropas de la Guardia Nacional. Muchas empresas en el centro taparon sus ventanas con tablas, preparándose para una posible noche de violencia.

Si bien el sistema de justicia penal y los jurados de Estados Unidos han dado margen de maniobra y cierta protección legal a los agentes de policía que usan la violencia para someter a civiles, los miembros del jurado en este caso encontraron que Chauvin se había sobrepasado y había usado fuerza excesiva.

Según las pautas de sentencia de Minnesota, Chauvin enfrenta 12 años y medio de prisión por su condena por homicidio por ser su primera condena. Los fiscales podrían, sin embargo, buscar una sentencia más larga hasta un máximo de 40 años si el juez de distrito del condado de Hennepin, Peter Cahill, quien presidió el juicio, determina que hubo “factores agravantes”.

En Minnesota, los criminales convictos generalmente salen de la prisión en libertad supervisada después de completar dos tercios de su sentencia. Chauvin no tenía antecedentes penales.

El jurado incluyó a cuatro mujeres blancas, dos hombres blancos, tres hombres negros, una mujer negra y dos mujeres multirraciales, según los registros judiciales.

El Departamento de Policía de Mineápolis despidió a Chauvin y a otros tres oficiales el día después del arresto de Floyd. Los otros tres deben enfrentar un juicio a finales de este año por ser cómplices en los cargos de la muerte de Floyd.

Un cardiólogo, un neumólogo, un toxicólogo y un patólogo forense fueron los expertos médicos llamados por los fiscales para testificar que los videos y los resultados de la autopsia confirmaron que Chauvin mató a Floyd al presionar su cuerpo en la calle de una manera que lo privó de oxígeno.

La defensa argumentó que Chauvin se comportó como lo hubiera hecho cualquier “oficial de policía razonable” en estas circunstancias, y buscó generar dudas sobre la causa de la muerte de Floyd, diciendo que la enfermedad cardiaca o incluso los gases de escape del vehículo policial cercano podrían haber sido factores en el desenlace.

Por su parte, el presidente Joe Biden denunció el “racismo sistémico” que “mancha” el alma de Estados Unidos tras el juicio.

“El veredicto de culpabilidad no traerá de vuelta a George”, dijo en un breve discurso televisado desde la Casa Blanca. Pero puede marcar el momento de un “cambio significativo”, agregó, llamando a la nación a “unirse” y no dejar que los “extremistas que no tienen ningún interés en la justicia social” tengan “éxito”.

Suscribite a nuestro newsletter