Mundo

En medio de una fuerte alarma, Biden y Putin buscan desactivar guerra en Ucrania

En medio de una fuerte alarma, Biden y Putin buscan desactivar guerra en Ucrania

Washington - Los servicios de inteligencia estadounidenses revelaron que Rusia está dispuesta a invadir Ucrania a comienzos del año próximo con alrededor de 175 mil soldados, carros blindados, artillería y otros equipos, tema que dominará la cumbre virtual que mantendrán mañana los presidentes Joe Biden y Vladímir Putin.

La alarma, acompañada de imágenes satelitales, impactó en los medios estadounidenses justo antes de que el Kremlin y la Casa Blanca le pusieran fecha al encuentro.

El diálogo encuentro ocurrirá pocos días antes de que el presidente estadounidense convoque a 110 países el 9 y el 10 de diciembre a su Cumbre por la Democracia, de la que excluyó a Rusia y a China.

Los temas en agenda del diálogo entre Biden y Putin son muchos: desde las “insatisfactorias” relaciones bilaterales hasta la estabilidad estratégica, además de la situación en Irán, Libia y a Afganistán.

Sin embargo, lo más importante sigue siendo la crisis de Ucrania, con el pedido de Moscú de “garantías legales” contra una nueva expansión de la OTAN hacia el este de Europa y el despliegue de armas en la frontera con Rusia, una “línea roja” que, para Putin, debe permanecer infranqueable.

“Línea roja”

“No aceptaré la línea roja de nadie”, le respondió Biden, tras haber advertido que está “armando el paquete más completo e importante de iniciativas para hacer muy, muy difícil que Putin proceda” con sus planes.

La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, anticipó que se trata de “relevantes sanciones económicas y otros instrumentos” y advirtió que “es la OTAN la que decide quién adhiere a la alianza, no Rusia”.

En tanto, la alarma de los servicios de inteligencia alimenta las tensiones.

“Los planes rusos prevén una ofensiva militar contra Ucrania a inicios de 2022, con una escala de fuerzas del doble que la que vimos en la primavera (boreal) pasada durante los ejercicios rápidos rusos cerca de la frontera de Ucrania”, confió un ejecutivo de la administración demócrata bajo anonimato a The Washington Post, el primer periódico en revelar documentos no clasificados de los servicios de inteligencia.

“Los planes implican el movimiento extendido de 100 grupos tácticos de batallón con una cantidad estimada de hasta 175 mil soldados, además de vehículos blindados, artillería y otros equipamientos”, agregó.

Según los documentos de los servicios secretos, incluidas imágenes satelitales, las fuerzas rusas se están concentrando en cuatro lugares –desde el área de Smolensk hasta Crimea, vía Donbass– y actualmente hay desplegados 50 grupos tácticos de batallón, con tanques y artillería “recién llegada”.

Sus movimientos alrededor de la frontera estarían dirigidos a “nublar las intenciones y crear incertidumbre”, indicó.

Informes

Estados Unidos estima que Moscú tiene actualmente 70.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania, frente a los aproximadamente 94 mil indicados por Kiev, pero considera que se pueden duplicar rápidamente, también a través de la movilización de reservistas ya en curso.

Propaganda

Además, reportó que Moscú ya inició una ofensiva mediática para acreditar la narrativa de que los líderes ucranianos fueron instalados por Occidente, infunden odio hacia los rusos y actúan en contra de los intereses del pueblo ucraniano.

Las fuentes estadounidenses, sin embargo, reiteraron que las intenciones de Putin no están claras y esos documentos de inteligencia no muestran que haya decidido efectivamente implementar un plan de guerra.

Por su parte, Putin está pidiendo un nuevo pacto de seguridad europea, con garantías legales para que la OTAN no extienda más al este, particularmente a las ex repúblicas soviéticas de Ucrania y Georgia, después del incumplimiento de las promesas verbales en el momento del colapso de la URSS.

El presidente ruso también está alarmado por los ejercicios de Estados Unidos en el Mar Negro con bombarderos estratégicos de capacidad nuclear y por el despliegue de un sistema de defensa antimisiles estadounidense en Polonia y Rumania.