Mundo

Jamal Khashoggi: ¿quién era el periodista saudí descuartizado en Estambul?

Jamal Khashoggi: ¿quién era el periodista saudí descuartizado en Estambul?

Jamal Khashoggi entró el 2 de octubre al consulado de su país en Estambul, buscando documentación para casarse con su novia. Pero nadie lo vio salir. Es más, nadie volvió a verlo jamás. Y su misteriosa desaparición dio lugar a un espinoso conflicto entre Turquía y Arabia Saudita. ¿Quién era Khashoggi.

Este periodista de 59 años, era bien conocido y apreciado por colegas y diplomáticos que viajaban a Riad.

Trabajó en embajadas de su país en Washington y Londres, y algunos sospechan que también colaboró para la inteligencia saudita. Luego, después de años en los medios del reino, se estableció como una suerte de vocero extraoficial de la familia real, que con frecuencia prefería hablar a través de terceros.

Su sesgo independiente y su simpatía por la perspectiva occidental lo convirtieron en un individuo único e importante, bien conectado con periodistas extranjeros y diplomáticos que buscaban entender la perspectiva real de Riad.

Pero luego llegó Mohammed bin Salman, convertido en príncipe heredero el año pasado, con un control sin par en sus manos sobre las palancas del poder dentro del reino.

Retrato del príncipe Mohammed bin Salman./ AFP

Retrato del príncipe Mohammed bin Salman./ AFP

Khashoggi sintió que ya no había lugar para él ni para su mínimo nivel de independencia en su país. Y se mudó a  Virginia. Se convirtió en columnista de The Washington Post, y se reinventó como el mayor crítico del príncipe en Occidente, acaso una condición que trazó su sentencia de muerte.

El 2 de octubre, Khashoggi entró al consulado saudí en Estambul a la 1.15 de la tarde. Tenía un turno para buscar un documento.

Su exilio voluntario había terminado en un divorcio y ahora quería volver a casarse con una mujer turca. Khashoggi necesitaba un certificado de las autoridades saudíes para volver a casarse. Se iba a casar al día siguiente. 

Según escribe The New York Times, si Khashoggi fue asesinado y secuestrado dentro del consulado, el príncipe Mohammed lo tuvo que haber autorizado. Así opinan expertos sobre cómo se maneja el reino en sus decisiones internas. Y así lo concluye además un informe de la CIA.

Las autoridades turcas tienen imágenes de video que lo muestran entrando al consulado. Ninguna lo muestra saliendo. Solo hay imágenes de su novia esperándolo en la calle, durante horas.

El príncipe ha demostrado poca tolerancia con sus críticos y muchos de los que han hablado sin cuidado terminaron tras las rejas. Así que parece razonable asumir que el heredero no era un gran admirador de Khashoggi.

Desde que desapareció, quedó claro también que el periodista tenía lazos cercanos con los Hermanos Musulmanes, un movimiento islamista internacional que en décadas recientes ha abrazado los procesos electorales como la mejor manera de traer cambios en la región, otra razón por la cual el príncipe habría sentido hostilidad hacia él.

La inteligencia de EE.UU. interceptó comunicaciones sobre un posible plan para secuestrar a Khashoggi a pedido del príncipe, según un alto ex funcionario de EE.UU. Pero no hay ninguna indicación de que esas discusiones estuvieran relacionadas con la visita de Khashoggi al consultado.

Desde un principio funcionarios turcos dijeron que tenían evidencia detallada de un asesinato sangriento, que -afirmaron- ordenó el liderazgo saudí. Dicen que un escuadrón de 15 agentes saudíes viajaron a Estambul, entre ellos un médico especialista en autopsias, con una sierra para cortar huesos, con la que Khashoggi habría sido desmembrado. Y su cuerpo luego repartido por diferentes partes de Estambul.

Arabia Saudita dijo primero que Khashoggi abandonó el consulado voluntariamente, y mostró imágenes de una persona que se hizo pasar por él saliendo de la sede diplomática. Pero Khashoggi fue asesinado adentro de la sede poco minutos después de entrar.

Transcripciones de las grabaciones entre los asesinos llegaron a la prensa turca, que las publicó generando espanto.

Tres semanas después de la muerte, cuando las pruebas en su contra se acumulaban, Riad confesó que Khashoggi había muerto por una pelea accidental. condenó a muerte a cinco personas por el asesinato.

Fuente: Archivo Clarín

ap