Mundo

Rusia desafía las amenazas de Trump y planea vender armas a Irán

Rusia desafía las amenazas de Trump y planea vender armas a Irán

Rusia prevé desarrollar su cooperación militar con Irán cuando expire el 18 de octubre el embargo internacional de venta de armas que pesa sobre Teherán, a pesar de las amenazas de sanciones hechas por el gobierno de Donald Trump al resto de las potencias, anunció este jueves el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores.

"Tras el final el 18 de octubre del régimen especial introducido por la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, se abren nuevas perspectivas para nosotros para cooperar con Irán de manera" militar, declaró a la agencia Interfax el viceministro Serguéi Riabkov.

"De qué volumen hablamos o en qué dirección se desarrollará esta cooperación aún está por verse. Pero no dependerá en ningún caso de las acciones ilegales de Estados Unidos, que quiere intimidar al mundo entero", agregó.

Mike Pompeo, jefe de la diplomacia de la administración Trump, dijo recientemente que su país impediría a Irán comprar armamento ruso y chino, en un momento en que el embargo internacional de armas que afecta a Teherán expira el 18 de octubre.

Días después, Estados Unidos proclamó, unilateralmente, que todas las sanciones de la ONU contra Irán -suspendidas en vigor del acuerdo nuclear- estaban de nuevo en vigor y que el embargo se prolongará.

En una verdadera pirueta jurídica, el gobierno de Trump argumenta que, pese a haberse retirado del pacto hace dos años, puede invocar un mecanismo llamado snapback en su calidad de participante de ese acuerdo. Algo que ninguno de los países firmantes apoya, ni siquiera los tradicionales aliados europeos.

Estados Unidos amenazó con poner en marcha un sistema punitivo calificado de secundario, para castigar a cualquier país o entidad que viole las sanciones internacionales que Washington considera que están en vigor.

Esa advertencia terminó de empantanar las relaciones entre la primer potencia del mundo y el resto de los participantes del acuerdo nuclear: Rusia, China, Francia, Alemania y Reino Unido.

En el tema iraní, Trump se enfrenta desde hace más de dos años a un frente unido formado por Londres, París y Berlín, que temen por su seguridad con la proliferación nuclear.

Este desacuerdo sobre Irán, iniciado por el presidente republicano, es el punto crítico de un largo declive de las relaciones entre Estados Unidos y sus más viejos aliados europeos.

"Es la primera vez que los británicos se oponen de forma tan frontal a Estados Unidos sobre un tema considerado esencial para la diplomacia estadounidense", afirmó Pascal Boniface, director de Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS), a la agencia AFP.

Reino Unido se mantiene en sus principios "pese a los pedidos cada vez más insistentes de Estados Unidos", y teniendo en cuenta el distanciamiento cada vez más importante con Europa debido al Brexit, agregó.

Suscribite a nuestro newsletter