Mundo

Tras las críticas de Brasil, los fabricantes de la vacuna Sputnik V contraatacan: 'No tienen fundamento científico'

Tras las críticas de Brasil, los fabricantes de la vacuna Sputnik V contraatacan: 'No tienen fundamento científico'

Luego de que la agencia sanitaria de Brasil se negara a autorizar el uso de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus, los fabricantes del fármaco salieron a responder. Y aseguraron que las críticas del país sudamericano carecen de una base científica.

Según un comunicado de los desarrolladores de la Sputnik V publicado en su web, las "cuestiones técnicas" planteadas por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa), que desautorizó la importación del fármaco ruso, "no tienen fundamento científico y no pueden ser abordadas de forma seria por la comunidad científica y otros reguladores internacionales".

"La calidad y la seguridad de Sputnik V están garantizadas, entre otras cosas, por el hecho de que, a diferencia de otras vacunas, utiliza una tecnología de depuración de cuatro fases que incluye dos etapas de purificación cromatográfica y dos etapas de filtración de flujo tangencial", señalan.

Esta técnica, agregan los expertos del instituto ruso Gamaleya, "ayuda a obtener un producto altamente purificado que también se somete a un control obligatorio que incluye el análisis de la presencia de (adenovirus capaz de replicarse) RCA o de cualquier aditivo", algo que sugirió antes la parte brasileña.

La planta de producción de la vacuna Sputnik V en San Petersburgo, Rusia. Foto: EFE

La planta de producción de la vacuna Sputnik V en San Petersburgo, Rusia. Foto: EFE

Decisión "política"

Los creadores de la Sputnik V, aprobada en más de 60 países, entre ellos la Argentina, opinaron también que la decisión de Brasil tiene un "carácter político" y no guarda relación alguna con la vacuna rusa "o con la ciencia".

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) de Brasil desautorizó este lunes la importación en carácter de emergencia de la vacuna rusa, al considerar que la solicitud para su uso carece de la documentación que fue exigida a otros fabricantes.

El presidente de la Anvisa, Antonio Barra Torres, indicó que el fabricante ruso no entregó el "informe técnico completo" del inmunizante y también se impidió una visita técnica a las instalaciones del Instituto Gamaleya.

Otro funcionario de la Anvisa, Alex Machacado, subrayó que el estado actual de la vacuna Sputnik V "es un mar de incertidumbres" y supone un escenario de riesgo "impresionante".

Brasil, el segundo país del mundo más golpeado por el coronavirus, detrás de Estados Unidos, ya vacunó a 29 millones de personas al menos con la primera dosis, pese a que el presidente, Jair Bolsonaro, fue desde el comienzo muy escéptico con los beneficios de las vacunas.

Una mujer recibe la vacuna del laboratorio chino Sinovac contra el coronavirus en Río de Janeiro, días atrás. Foto: AFP

Una mujer recibe la vacuna del laboratorio chino Sinovac contra el coronavirus en Río de Janeiro, días atrás. Foto: AFP

Por ahora el país, de 211 millones de habitantes, aplica en carácter de emergencia la vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac, y con registro definitivo para su uso la Covishield.

También está aprobado en Brasil el uso definitivo de la vacuna Tozinameran, mientras la vacuna del laboratorio belga Janssen también tiene aprobación para su uso con carácter de emergencia.

Continúan las negociaciones

El martes, el gobierno de Vladimir Putin aseguró que Rusia estaba dispuesta a proporcionar a Brasil la información necesaria para que el regulador sanitario de ese país autorizara el suministro y el uso de la vacuna Sputnik V.

"Los contactos continuarán. Si no hay datos suficientes, se les proporcionará, no cabe duda", señaló en su rueda de prensa el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

A su vez, los creadores de Sputnik confiaron en su comunicado de este miércoles en una cooperación "constructiva" con Brasil sin que la política se involucre" en ella.

Fuente: EFE y DPA

CB