Nacional

Crece la adopción de los cultivos de cobertura y el análisis de suelos

Crece la adopción de los cultivos de cobertura y el análisis de suelos

Al campo argentino aun le queda un largo camino por delante en la búsqueda de sustentabilidad, hay paradigmas y prácticas muy arraigadas que a los productores les cuesta dejar atrás, pero hay una pequeña masa crítica de innovadores que de a poco crece e impone nuevos estándares para estar a tono con las demandas de la época.

Esa conclusión se desprende del último relevamiento de tecnología agrícola aplicada elaborado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, un trabajo que confirma que la siembra directa se mantiene como la base de todo el sistema productivo argentino, con un 91 por ciento de adopción, pero que solo con eso no alcanza para estar a la altura con la sustentabilidad que exige la sociedad.

La evolución de la directa es la incorporación de los cultivos de cobertura como herramienta ecosistémica para mejorar la estructura de los suelos, controlar la población de malezas reduciendo el uso de herbicidas y hacer un manejo general más racional de los recursos como agua y nutrientes. Por eso es alentador ver que ya hay un 19 por ciento de productores que dicen haber sembrado algún cultivo de cobertura en la campaña 19/20.

"En Argentina la siembra de cultivos de cobertura o de servicio viene creciendo a lo largo de los últimos años y muestra una tendencia positiva hacia el futuro. Si bien en la campaña 2019/20 solamente el 19% de los productores realizó cultivos de cobertura a nivel nacional, este valor se quintuplicó en sólo 5 campañas", remarca el informe de la Bolsa, y agrega que a la fecha se observa una amplia experimentación empírica, con numerosos productores sembrando bajas proporciones de área en su rotación de cultivos.

La penetración de esta herramienta varía mucho según la región ya que está asociada a las condiciones ambientales de cada zona: su eficacia dependerá del régimen de lluvias y la calidad de los suelos, como también del manejo técnico que esto implica, explica el relevamiento. En el centro-este de Entre Ríos, sur de Córdoba y NEA oeste es donde más se los utiliza hasta el momento.

De la mano de los cultivos de cobertura viene también la rotación de cultivos y una mayor participación de las gramíneas en el sistema, que en la campaña 19/20 estuvo en el 44 por ciento. Esto no es una novedad y tampoco creció respecto del anterior relevamiento, pero no se debe perder de vista que hace solo cinco años esa participación apenas llegaba al 33 por ciento.

"La participación de las gramíneas dentro de la rotación de cultivos ha cobrado mayor relevancia a lo largo de los últimos años en nuestro país. Esta práctica agrícola aporta numerosos beneficios para el medio ambiente. Por ejemplo, incrementa el contenido de materia orgánica de los suelos, mejora los ciclos de carbono, agua y nutrientes, mejora la estructura del suelo por la diferente morfología de las raíces, reduce el ataque de enfermedades, entre otros", describe el trabajo de la Bolsa porteña.

La otra práctica que crece y debería ser adoptada de forma más generalizada por los productores es el análisis de suelos. Entre las campañas 2014/15 y 2019/20 el porcentaje de productores que realizó análisis de suelos pasó de un 10% a un 23%. "La práctica tiene varias utilidades: es la herramienta más eficiente para evaluar la fertilidad de los suelos y su capacidad productiva, determina la disponibilidad de los nutrientes, permite definir la capacidad de uso y brinda información central para la planificación de cultivos y rotaciones", explica el informe.

Una de las tecnologías derivadas del análisis de suelos es la aplicación variable de insumos (AVI), que permite hacer una gestión eficiente de los mismos reduciendo la cantidad utilizada, con un mínimo impacto ambiental y un menor costo económico. La adopción de esa herramienta, según el relevamiento de la Bolsa, creció del 6 por ciento de los productores en la campaña 2016/17 al 14 por ciento en la 19/20. "Para la implementación de esta tecnología, además de contar con la maquinaria adecuada, es necesario poseer un conocimiento y técnica que al momento están poco extendidos en relación a otras tecnologías", explica la entidad.

Mirá también