Nacional

Del 'puente del Diablo' al pueblo que cuelga de un acantilado, lugares imperdibles en Europa

Del 'puente del Diablo' al pueblo que cuelga de un acantilado, lugares imperdibles en Europa

Cuando miramos fotografías de lugares tan espectaculares como el Gran Cañón del Colorado en Estados o Unidos, o el desierto de Atacama en Chile, incluso los templos Angkor Wat en Camboya, suelen parecernos inverosímiles.

Y es que el mundo está lleno de rincones maravillosos y sus imágenes nos invitan a viajar, aunque por el momento en muchos casos solo sea con la imaginación.

Solemos asociar estos lugares a América, Asia o África, porque generalmente en nuestra mente Europa está asociada a hermosas y antiguas ciudades. Sin embargo, el Viejo Continente también es un muestrario de sitios tan espectaculares como los nombrados, de belleza sorprendente y muchas veces bastante cerca de esas ciudades que visitamos. ¿Conocés alguno de los siguientes?

El círculo que dibuja el puente del diablo en el parque Kromlauer. Foto: Shutterstock.

El círculo que dibuja el puente del diablo en el parque Kromlauer. Foto: Shutterstock.

Parque Kromlauer, Alemania

En medio del parque Kromlauer se encuentra el puente Rakotzbürke, conocido como el puente del diablo. Está en el municipio de Gablenz, a solo seis kilómetros de la frontera de Alemania con Polonia.

El puente tiene una forma de semicírculo perfecta, y su reflejo en el agua provoca que se vea una circunferencia completa desde todas las perspectivas, una imagen hipnótica que parece un truco sacado de la galera de un mago.

El agua case desde 25 metros en las cascadas de Kravice. Foto: Shutterstock.

El agua case desde 25 metros en las cascadas de Kravice. Foto: Shutterstock.

Cascadas de Kravice, Bosnia-Herzegovina

La naturaleza deja un paisaje dramático en Bosnia y Herzegovina: un anfiteatro natural, en el parque de Kravice, ofrece una impresionante imagen de varias cascadas cuya agua cae desde más de 25 metros de altura sobre el tío Trezibat, y ofrecen un gran espectáculo

Las paredes forman un perfecto jardín vertical, y desde la laguna es posible aproximarse para ver esta maravilla de la naturaleza más de cerca.

El espectacular pueblo de Rocamadour, sobre un acantilado. Foto: Shutterstock.

El espectacular pueblo de Rocamadour, sobre un acantilado. Foto: Shutterstock.

Pueblo de Rocamadour, Francia

El pueblo francés de Rocamadour se ubica sobre un acantilado que domina majestuosamente el cañón del Alzou.

Las casas se amontonan en la ladera de la montaña, y pasear entre sus calles supone subir escaleras y adentrarse por pasadizos que surgen en las paredes de roca de hasta 120 metros de altura. La imagen de la localidad tallada en la roca es de vértigo.

La claraboya de la cueva de Melissani está a 36 metros de altura. Foto: Shutterstock.

La claraboya de la cueva de Melissani está a 36 metros de altura. Foto: Shutterstock.

Cueva de Melissani, Grecia

Se llama Melissani, y se encuentra en Cefalonia, una de las islas griegas más conocidas. Esta cueva es un fenómeno geológico único, creado a partir de la disolución de las rocas calcáreas por la filtración del agua.

El resultado es casi mágico, sobre todo por el contraste de la luz de sol sobre las aguas turquesas, cuando entra a través de su gran claraboya, a 36 metros de altura.

Lagos de origen glaciar en las alturas de las montañas de Andorra. Foto: Shutterstock.

Lagos de origen glaciar en las alturas de las montañas de Andorra. Foto: Shutterstock.

Estanys de Tristaina, Andorra

Los lagos de Tristaina son uno de los mejores secretos de Andorra. Se encuentran en un circo de origen glaciar, a 2.500 metros de altura, en Ordino.

Recogen las aguas del pico Tristaina, y una popular ruta de senderismo permite acceder a las tres lagunas de diferentes tamaños y profundidades. El espectáculo natural que ofrece la zona no deja indiferente a nadie, ya sea verano o invierno.

La fortaleza construida en el silo XI en San Marino. Foto: Shutterstock.

La fortaleza construida en el silo XI en San Marino. Foto: Shutterstock.

Rocca della Guaita, San Marino, Italia

Guaita es uno de los tres picos que domina la ciudad de San Marino. En su cima se ubica una fortaleza construida en el siglo XI, la más antigua de las tres torres construidas en el Monte Titano.

La imagen del castillo engullido por la vegetación, mientras contempla la localidad desde lo alto, es absolutamente fascinante.

El profundo cañón del Sil, en Galicia. Foto: Shutterstock.

El profundo cañón del Sil, en Galicia. Foto: Shutterstock.

Los cañones del Sil, España

Pocas imágenes más dramáticas que la de los viñedos de la Ribeira Sacra en las laderas del cañón del río Sil, en Galicia.

Las paredes verticales de hasta 500 metros de altura, y el cauce del río que pasa por curvas y meandros guiado por una profunda garganta de roca ofrecen sin lugar a dudas una vista inigualable.

En el reducto natural de las islas Berlengas sorprende la fortaleza de Joao Baptista. Foto: Shutterstock.

En el reducto natural de las islas Berlengas sorprende la fortaleza de Joao Baptista. Foto: Shutterstock.

Fortaleza de San João Baptista, Portugal

El archipiélago de las Berlengas es un reducto de naturaleza en estado casi salvaje: solo la isla principal, la de Berlenga, tiene habitantes durante todo el año. Está llena de grutas y senderos que llevan a lugares tan misteriosos como la fortaleza de San João Baptista.

Fue construida con las piedras de un antiguo monasterio y a ella se accede a través de un alto puente sobre el mar. Entre rocas, acantilados y las olas, la fortaleza parece surgida de la nada.

Lidia Bernaus / La Vanguardia

Mirá también