Nacional

Disney y su 'censura selectiva' retira del catálogo a 'Peter Pan', 'Dumbo' y 'Los Aristogatos'

Disney y su 'censura selectiva' retira del catálogo a 'Peter Pan', 'Dumbo' y 'Los Aristogatos'

Peter Pan y los niños perdidos de la película de animación “bailan, usan tocados y otros elementos exagerados, una forma de burla y apropiación de la cultura y las imágenes de los pueblos indígenas”, explica Disney+ a sus clientes a través de un rótulo previo en una de sus producciones más importantes. “Los cuervos y el número musical de "Dumbo" rinden homenaje a los espectáculos racistas donde artistas blancos con rostros ennegrecidos y ropa hecha jirones ridiculizaban a los africanos esclavizados en las plantaciones del sur”, señala la empresa acerca del famoso elefante.

Y en cuanto a "Los Aristogatos", indica que los felinos se representan en su película “como una caricatura racista de los pueblos del este de Asia con rasgos estereotipados exagerados, como ojos rasgados y dientes de gallo”; encima, uno de los aristócratas gatunos “canta letras que se burlan del idioma y la cultura chinos, en un inglés con un poco de acento desde la voz de un actor blanco, y toca el piano con palillos”: una representación que “refuerza el estereotipo de extranjero perpetuo ”. Parece grave.

Disney+ retira Peter Pan, Dumbo o El libro de la selva de su catálogo infantil por racistas. Foto: DPA.

Disney+ retira Peter Pan, Dumbo o El libro de la selva de su catálogo infantil por racistas. Foto: DPA.

Por todo esto, y dentro de la senda de auto-fustigación y censura por racismo que emprendió en otoño, Disney+ acaba de dar un nuevo paso en la carrera hollywoodense hacia lo políticamente correcto. Tres meses después de haber incrustado las cartelas de advertencia sobre el contenido supuestamente discriminatorio en escenas de algunos de sus títulos más emblemáticos, ahora la fábrica de sueños optó por retirar las películas en cuestión del catálogo o perfil infantil (para menores de 7 años).

Así, los pequeños cuyo hogar está abonado a Disney+ ya no pueden ver directamente los clásicos de los dibujos animados. Se trata, en la versión anglosajona de la plataforma, de "Dumbo", "Peter Pan", "Los Aristogados", "Los robinsones de los mares del sur" o "La dama y el vagabundo" (aunque en España ayer aún era posible ver el filme del niño que no quiere crecer). Según la empresa, los relatos incurren en “representaciones negativas y/o maltrato de personas o culturas”.

Algunos padres y sobre todo algunas madres consultadas ayer al respecto se preguntaban por qué, sin embargo, sus hijos e hijas sí pueden acceder desde el perfil infantil a películas de animación tan descaradamente machistas como "Blancanieves", "La sirenita", "La cenicienta" o "La bella durmiente".

¿Qué decir por ejemplo del saludo con que el enanito gruñón recibe a Blancanieves cuando aparece en la casa de la película de Disney? “Es una mujer, y todas ellas son como el veneno”, dice el enanito. Ante sus reticencias, la chica aduce que sabe lavar, coser, barrer y cocinar. Y entonces sí, la dulce jovencita consigue convencer a los muchachos.

Blancanieves sueña por supuesto con que un hombre de verdad le salve de todo mal, en su caso de morir envenenada al morder la manzana errónea. Y es sabido que ese mismo destino es el que aguarda a la Bella durmiente, a Cenicienta y también a la más moderna Sirenita. Esta última está dispuesta a renunciar a su voz con tal de conquistar a su príncipe. Uno de los consejos que a tal fin le da la experta bruja Úrsula es como para enmarcar: “Admirada tu serás si callada siempre estás. Sujeta bien tu lengua, y triunfarás”.

Para contrarrestar los planteamientos machistas y patriarcales de estos otros clásicos de Disney, la estrategia de la compañía consiste en crear nuevos personajes de princesas y heroínas realmente fuertes, rebeldes y empoderadas. Tal intencionalidad queda clara, a menudo subrayada en extremo, en filmes como los de "Mérida", "Moana", "Jasmin" o "Frozen". Los propios productores y directores siempre dejan claro su esfuerzo por adaptar sus personajes femeninos a la realidad que vivimos y a los principios que hoy compartimos -o al menos deberíamos defender-. Pero, por ahora, nada de cartelitos ni de excluir del perfil infantil a las numerosas y siempre hacendosas aspirantes a princesita de toda la vida, esas que se pasan el día limpiando la casa y sirviendo a uno o varios tipos.

Por Fernando García Madrid para La Vanguardia.