Nacional

Divorcio: 9 pasos para mejorar los vínculos de la familia

Divorcio: 9 pasos para mejorar los vínculos de la familia

Según cifras oficiales, desde el año 2004 a la actualidad, los divorcios representan el 50% de los matrimonios de cada año en la Argentina. De manera que 5 de cada 10 familias viven la disolución de la pareja y miles de niños y jóvenes experimentan el divorcio de sus padres.

De qué forma reacciona cada integrante involucrado depende de su edad, personalidad y las circunstancias del proceso de separación y divorcio.

Si bien antes se creía que el divorcio rompía la familia, afectando negativamente a los niños y jóvenes, hoy se comprobó que no es el acontecimiento de la separación lo que perjudica, sino más bien los conflictos de la pareja antes y después de la ruptura.

La aparición de determinados problemas, como la ansiedad en los niños y jóvenes, no se debe en sí al cambio en la estructura familiar, sino al tipo de interacción que los padres tienen después de la ruptura.

Los problemas no se deben por el cambio en la estructura familiar, sino al tipo de interacción de los padres posruptura. Foto: Shutterstock.

Los problemas no se deben por el cambio en la estructura familiar, sino al tipo de interacción de los padres posruptura. Foto: Shutterstock.

Según una encuesta realizada en la Universidad Abierta Interamericana (UAI) en julio del 2021 por alumnos de la Cátedra de Psicología del Desarrollo de la Carrera de Musicoterapia, la sociedad percibe que la familia adquirió nuevas formas en un proceso constante de evolución cultural, en el marco del cuidado, solidaridad y cohesión en los vínculos internos.

El día después

Allí se preguntó acerca de las consecuencias del divorcio. Entre las respuestas se podía elegir entre: destruye a la familia, debilita los lazos parentales, genera odios de los hijos a alguno o a ambos padres, mejora los vínculos internos, no cambia nada y no empeora nada.

El mayor porcentaje lo obtuvo la percepción de que “el divorcio mejora los vínculos internos en una familia” y lo respondió la mitad de la población encuestada. Cabe destacar que el 70% de las respuestas provinieron de menores de 35 años, del AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires).

Transformación social y cohesión familiar

La familia es un concepto dinámico que ha sobrevivido las transformaciones socioeconómicas ocurridas a lo largo de la historia, desde la comunidad primitiva hasta la sociedad actual, en que la versión clásica de la familia nuclear (padre, madre e hijos unidos) ha cambiado.

Hoy estamos frente a la emergencia de un movimiento social donde una familia ha dado lugar a un abanico de posibilidades como ser familias monoparentales (de un solo padre o madre), homoparentales (padres trans/LGBT+), familias sin hijos, etc.

En las familias de padres divorciados, la cooperación entre los ex cónyuges, el apoyo mutuo y la ausencia de desavenencias entre ellos, tiene efectos positivos en padres e hijos.

La reacción de cada miembro de la familia ante el divorcio depende de muchos factores. Foto: Shutterstock.

La reacción de cada miembro de la familia ante el divorcio depende de muchos factores. Foto: Shutterstock.

9 formas de gestión de lazos familiares luego del divorcio

  • Hablar acerca de la situación y los términos que se acordaron: los hijos tienen derecho a saber qué pasa en su entorno.
  • Escuchar a los hijos: mostrar que sus sentimientos son importantes, válidos y normales, aún cuando sean difíciles o dolorosos.
  • Evitar hablar mal de la expareja: esto se llama “alienación” y es un tipo de maltrato hacia los hijos, no importa la edad que tengan.
  • Acompañar y responder preguntas: a medida que crezcan y maduren más y aunque parezca que ya han hablado de los mismos temas antes, mantener abierto el diálogo.
  • Reconocer los acontecimientos reales. Por ejemplo, si uno de los padres se muda, es mejor reconocer lo que ha ocurrido. No es su responsabilidad explicar la conducta de su expareja.
  • Intentar no usar a los hijos como mensajeros: resulta ofensivo para los hijos cuando se les piden que "espíen". Comunicarse directamente con su expareja por temas como horarios, visitas, salud o problemas escolares.
  • Las nuevas relaciones, las familias ensambladas y los nuevos matrimonios se encuentran entre una de las partes más complejas del proceso de divorcio; una nueva familia ensamblada puede generar estrés. Permitir que los hijos pasen tiempo a solas con los padres fortalece los vínculos.
  • Los padres también deben recordar cuidar de sí mismos: buscar amigos que brinden apoyo y pedir ayuda psicológica cuando sea necesario.
  • Mantener una actitud positiva: aún cuando la separación resulte no ser lo esperado, revisar los recursos personales para intentar encontrar sentido y planificar una nueva etapa de la vida.

Por Marina Rovner, especialista en crisis de ansiedad, fobias y pánico; magíster en Comunicación y Cultura y docente de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).