Nacional

El acting de Cristina Kirchner, el tiro en la sien de Nisman y la victoria de los iraníes

El acting de Cristina Kirchner, el tiro en la sien de Nisman y la victoria de los iraníes

La coincidencia entre la teatralización de Cristina Kirchner frente a su amable tribunal y la conmemoración del atentado a la AMIA es una provocación política, existencial y real contra todas las víctimas y una venganza post mortem contra Alberto Nisman y contra su denuncia. Es una bofetada artera contra la justicia y contra la justicia divina si es que existe.

El literal aniversario de la bomba es el domingo 18 de julio, pero el acto fue este viernes, y el acting de CFK también. Un monólogo a su medida que augura la infinita impunidad.

Se apagan las velas encendidas por los difuntos. Es muy oscuro el panorama.

Irán sigue presente en la Argentina. Hay entrismo y lavado de dinero desde la Triple Frontera con Brasil y Paraguay donde operan células de Hezbollah.

El sello de apoyo por omisión de denuncia a la flagelación impuesta por los tiranos de Venezuela y de Cuba, lleva la letra escrita en sangre de los iraníes, manipuladores a control remoto pero presentes con un largo brazo directriz, que también penetra Bolivia y que engarza con una nueva ─o no tan nueva─ Triple Frontera; la Andina, con puerta de salida desde la zona franca de Iquique hacia el mar, con insumos narcos provenientes de Perú (a través de las operaciones de un eventual renacimiento de Sendero Luminoso) y desde Bolivia, pero con circulación masiva de droga por la Argentina también.

El nuevo Sendero no es ideológico, sino mas bien “comercial”, o narco comercial. Su renovado y oscuro fulgor va más allá de quien gobierne ese país.

“Sendero” es hoy la etiqueta de un Cartel, con vínculos con los otros Carteles fuertes del subcontinente.

La armada chilena ha decomisado droga a granel proveniente por mar desde el Perú. Pero lo capturado no es todo lo que se trafica por supuesto. Saben eludir los controles.

A la vez, en Salta hay un doble desfiladero para el tráfico mayor, entre Yacuiba Bolivia, y Salvador Mazza aquí, y entre Aguas Blancas en Salta y Bermejo en Bolivia.

¿Ignoran los carteles salteños la posibilidad logística que ofrecen los puertos del Pacífico? Se calcula que desde 2018 hasta hoy más de 25 mil kilos de cocaína llegaron a Europa con puntos de salida desde puertos chilenos del norte.

En Jujuy se ha puesto especialísimo cuidado en controlar el paso de Jama, que está a 637 kilómetros de Iquique.

La miríada de caminos por aire, tierra o agua llegan también a Buenos Aires por la ahora tan anhelada hidrovía que atrae al gobierno como el oro a los conquistadores. Y desde estas confluencias del Riachuelo y el Río de la Plata hasta Europa y Medio Oriente.

La ruta 34 desde el alto norte es una vía regia para los desplazamientos terrestres de los narcos y el denuedo por el control de la carretera por parte de los capos determinó luchas sangrientas. Hubo balazos, atentados y caídos en las batallas por el control efectivo de los caminos liberados. La política no ignora esas conflagraciones ni los nombres de los implicados.

Los presuntos contactos de iraníes con Milagro Sala crecieron como fuertísimas hipótesis después de que muchos vecinos aseguraron haber visto como la visitaban, hace unos seis años, tras caminar por las calles de San Salvador con sus tradicionales atuendos.

La Argentina no es para Hezbollah un objetivo secundario y los atentados a la embajada de Israel y a la AMIA lo prueban.

En ese escenario hay que leer el tiro en la sien de Nisman, asesinado según la justicia argentina.

Nisman abría una compuerta hacia la manifiesta impunidad que se otorgó con el Pacto de Entendimiento que exhibía las complicidades locales con el atentado a la AMIA pero que potencialmente alumbraría a la vez otras oscuridades criminales de terrible vigencia.

Los autores del atentado son impunes.

La vicepresidenta culpa de todo en última instancia a los Fondos Buitres. “Quieren dominarnos a través de la deuda”, clamaba entre altisonancias y sollozos.

También aludió a los argentinos que no querían vacunarse y otras incongruencias.

Los arquitectos del terror están libres. Los cultores del liderazgo de la vicepresidenta allegados a Mohsen Rabbani y los demás circulan con la tranquilidad de los victoriosos.

Las fronteras tientan al terror.

La complicidad con Venezuela no puede comprenderse sin el puente que supo trazar Irán entre Buenos Aires y Caracas, que incluye a Bolivia, a Nicaragua, y a Cuba por supuesto, el último refugio de las satrapías latinoamericanas.

No solo el gobierno apoya a los dictadores. El movimiento estudiantil argentino, con tanta historia contestataria también omite condenar la sangre derramada hoy mismo en la isla y en sus satélites ideológicos.

El miedo aferra las lenguas y ha embalsamado las ideas.

Todo contribuye a la impunidad de los peores.

Ayer la vicepresidenta no refutó ninguno de los puntos que enunció Alberto Nisman en su denuncia.

Nos estamos convirtiendo en el país de las sombras largas.