Nacional

El desafío de emprender en Argentina y no "morir" en el intento

El desafío de emprender en Argentina y no

“Un emprendedor es una persona que diseña, lanza y pone en funcionamiento un negocio, partiendo de una innovación”.

Esa es una de las definiciones más simplistas que podría haber sobre emprender. No hace falta tener un emprendimiento propio para entender lo complejo que es hacerlo en Argentina. Se necesita perseverancia, esfuerzo, ganas, pasión, fuerza, tolerancia, resiliencia, paciencia y capacidad de reinvención, solo por mencionar algunas de las destrezas a las que te pone a prueba nuestro país.

Detrás de cada emprendimiento hay familias enteras, hay sueños, hay nuevas ideas, hay soluciones, hay productos y servicios. Hay madres que encontraron una salida laboral para ganar dinero sin dejar a sus hijos; hay jóvenes talentos que apostaron a su creatividad e innovación; hay proyectos familiares que trasformaron el modelo de negocio del abuelo para que sobreviva. Hay miles y miles de personas que se animaron al desafío de emprender en la Argentina y definitivamente no quieren morir en el intento.

A casi 200 días de cuarentena, enormes restricciones sanitarias, personales y profesionales que frenaron nuestras vidas prácticamente a cero, el contexto es de los más adversos que podemos recordar para un emprendimiento.

En un país normal tenderíamos a pensar que el Estado impulsaría políticas de reactivación de la mano de la economía del conocimiento, de las nuevas tecnologías y de la creatividad e innovación del emprendedurismo. Pero para variar, nunca estamos del lado de la regla sino de la excepción.

El Gobierno nacional anuncia con bombos y platillos la retención del 35% a cuenta de Ganancias e Ingresos Brutos a las herramientas digitales que se facturan en dólares. ¿Qué significa esto? Que de la noche a la mañana les encarecieron en hasta un 65% los costos de su trabajo, ya que la mayoría de las plataformas que usan para fotear, editar, publicar, promocionar y vender sus servicios y productos entran dentro de esta categoría.

Sinceramente no estamos entendiendo la estrategia de reactivación, de apoyo, fomento y acompañamiento a todos. Era con todos, ¿no? En este contexto de crisis y pandemia que estamos viviendo resulta verdaderamente inconcebible que se imponga un impuesto más a los emprendedores que siguen apostando a la producción local a través de los nuevos medios de comunicación y los avances tecnológicos.

Pero no somos todos lo mismo, ni a todos nos da todo igual. Por eso, nos hicimos eco del reclamo urgente de los emprendedores agrupados en Emprendedores Unidxs (@emprendedoresunidoxs) y presentamos un proyecto de ley en la Cámara de Diputados de la Nación, que busca excluir los servicios digitales contenidos en la norma, siempre que su utilización o explotación efectiva se lleve a cabo en el país.

Solicitamos a través de este proyecto que la excepción prevista se encuentre contenida en la ley para evitar que nuevos impuestos alcancen a los emprendedores. En este sentido, tampoco deberán alcanzar a las PyMEs y emprendedores el adelanto al Impuesto a las Ganancias o al Impuesto sobre los Bienes Personales dispuesto en la Resolución General 4815/2020 que de forma específica refiere al artículo 36 de la Ley 27.541.

En simultáneo, presentamos un proyecto de ley en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires para crear un régimen provincial de fomento al emprendedurismo con el fin de apoyar y promover el desarrollo del ecosistema emprendedor en la Provincia de Buenos Aires.

De este modo, las y los emprendedores que utilicen productos y servicios de plataformas digitales y aplicaciones que deban pagarse en moneda de curso legal o en cualquier otra moneda que no sea de curso legal, incluidos los criptoactivos, cuyo fin sea la gestión y desarrollo de una actividad productiva y/o comercial digital, podrán computar, durante 3 años, el 50% de las contribuciones obligatorias que ingresen a la Seguridad Social y los importes que por todo concepto se efectúen al Régimen del Monotributo, como pago a cuenta de impuestos provinciales que graven la actividad, el lugar y bienes afectados a la misma. . Asimismo se contempla un beneficio adicional por cuestiones de género y diversidad.

Estos proyectos son solo una parte del camino que tenemos que recorrer para acompañar a los emprendedores y emprendedoras de nuestro país.

Ojalá sirvan para que el gobierno despierte de la eterna cuarentena y ayude a los emprendedores con medidas concretas para que no bajen los brazos y mucho menos que “mueran” en el intento.

Noelia Ruiz es diputada provincial (Juntos x el Cambio) y Martin Maquieyra es diputado nacional (PRO)