Nacional

El mandatario que ofreció el país para que fuera colonia inglesa

El mandatario que ofreció el país para que fuera colonia inglesa

El Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, general Carlos María de Alvear, asustado por el regreso del absolutista Fernando VII al trono de España y ante la perspectiva de una derrota definitiva de Napoleón, le escribía a Lord Strangford, embajador inglés en Río de Janeiro, el 25 de enero de 1815:

“Estas provincias desean pertenecer a la Gran Bretaña, recibir sus leyes, obedecer a su gobierno y vivir bajo su influjo poderoso. Ellas se abandonan sin condición alguna a la generosidad y buena fe del pueblo inglés, yo estoy resuelto a sostener tan justa solicitud para librarlas de los males que las afligen.”

“Es necesario que se aprovechen los buenos momentos, que vengan tropas que impongan a los genios díscolos y un jefe plenamente autorizado que empiece a dar al país las forman que fueren del beneplácito del Rey.”

El rey Jorge III de Inglaterra (1738-1820), en quien tan tiernamente se abandonaba el general Alvear, a poco de iniciar su reinado sufrió un ataque de locura.

Sus trastornos mentales llegaron al punto de que debió aprobarse una ley de regencia en 1788 que quedó en suspenso hasta que, en 1811, tuvo una nueva recaída de la que ya no se recuperaría.

Jorge III de Inglaterra. Imagen Archivo Clarín

Jorge III de Inglaterra. Imagen Archivo Clarín

Decía incoherencias, recorría su palacio con la mirada perdida y, para horror de la Corte, solía hacer sus necesidades en cualquier rincón y se quitaba las ropas paseándose desnudo.

Su hijo, quien más tarde asumiría como Jorge IV, actuó como regente hasta el 29 de enero de 1820, día en que su padre murió completamente loco en el palacio de Windsor.

Alvear se convenció de que no le quedaba otro camino y presentó su renuncia a instancias del mediador inglés nombrado por el Cabildo porteño, el comandante Percy, quien lo embarcó y se lo llevó directamente a Río de Janeiro

Felipe Pigna, historiador

Al conocerse la oferta colonial de Alvear, las protestas se multiplicaron. De nada le sirvieron al Director las decenas de detenciones sumarias, la aplicación de la pena de muerte contra sus opositores y la aplicación de una rígida censura a la prensa.

San Martín calificó al gobierno como tiránico y las tropas que había enviado el Director para combatir a Artigas se sublevaron al mando de Ignacio Alvarez Thomas el 3 de abril de 1815 en Fontezuelas.

Ignacio Alvarez Thomas. Imagen Archivo Clarín

Ignacio Alvarez Thomas. Imagen Archivo Clarín

Renuncia y viaje a Río

Finalmente Alvear se convenció de que no le quedaba otro camino y presentó su renuncia a instancias del mediador inglés nombrado por el Cabildo porteño, el comandante Percy, quien lo embarcó y se lo llevó directamente a Río de Janeiro.

A poco de desembarcar en Río, se presentó ante el embajador español Villalba y le entregó una carta dirigida a Fernando VII donde le decía:

“Es muy sensible a un español que nació con honor y que procuró acreditarse entre los gloriosos defensores de la Nación, presentarse ahora a vindicar su conducta en actitud de un delincuente y con las sombras de un rebelde y enemigo de su rey.”

“Yo habría ido lejos de los hombres a ocultar mi vergüenza, si no conservase una esperanza de poder hacer disculpables mis procedimientos o si conociera menos la clemencia del Soberano y la indulgencia de sus ministros enseñados en la escuela de la desgracia.”

Seguidamente le entregó planos y documentos confidenciales al diplomático español con detalles muy precisos del estado de las fuerzas militares patriotas, la cantidad de hombres, armas y municiones, su ubicación exacta en todo el territorio virreinal y revelaciones sobre los próximos pasos a seguir por los ejércitos rebeldes, particularmente por el de los Andes.

El Congreso de Tucumán de 1816. Reunido para declarar la Independencia. Imagen Archivo Clarín

El Congreso de Tucumán de 1816. Reunido para declarar la Independencia. Imagen Archivo Clarín

Alvear fue reemplazado por Ignacio Alvarez Thomas. Durante su directorio se redactó el Estatuto Provisional, sancionado el 6 de mayo de 1815.

El documento convocaba a todos los ciudadanos del ex virreinato a elegir diputados para un Congreso Constituyente que se reuniría en Tucumán con el objetivo de discutir la forma de gobierno y una posible declaración de Independencia.

E.M.