Nacional

El paso a paso para realizar un destete hiperprecoz exitoso

El paso a paso para realizar un destete hiperprecoz exitoso

El destete precoz de los terneros es una solución para la escasez de forraje en calidad o cantidad que hace que las vacas con cría, mientras amamantan, no puedan recuperar el estado corporal apropiado para volver a entrar en celo y quedar preñadas. Pero como toda herramienta de manejo, debe ser bien utilizada, de forma metódica y obedeciendo a las mediciones pertinentes.

Vale la pena distinguir, a esta altura, entre el destete sistemático y el destete estratégico. Tal como explicó la especialista del INTA Reconquista Ofelia Leonhardt esta semana durante una jornada técnica organizada por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva), el destete sistemático es el que se hace todos los años sin tener en cuenta el clima ni el estado corporal de la madre, y se da en los campos marginales con el objetivo de lograr una mayor producción de terneros por año.

El destete estratégico, en cambio, tiene en cuenta el estado ovárico de las vacas y tiene como objetivo aumentar el porcentaje de preñez”, explicó Leonhardt, y agregó una distinción entre el destete hiperprecoz, en el cual se separa al ternero de la madre a los 30 días de su nacimiento, y el precoz, en el que se lo hace a los 60 días.

En la misma jornada del Ipcva realizada en el establecimiento El Mainumbí, en Reconquista, norte de Santa Fe, el responsable de la ganadería del establecimiento, Matías Berli, explicó paso a paso cómo se lleva a cabo allí el destete hiperprecoz. Lo primero que aclaró es que se realiza a las vaquillas que fueron entoradas a los 15 meses, a las vacas de segunda parición y a todas aquellas vacas con condición corporal menor a 3, es decir que es un destete estratégico.

Matías Berli, responsable de ganadería del establecimiento El Mainumbí.

Matías Berli, responsable de ganadería del establecimiento El Mainumbí.

La práctica requiere de un proceso inicial intensivo de quince días en los cuales los terneros pasan de ser lactantes con un estómago de apenas 1,5 litros de capacidad a ser rumiantes con capacidad de 10-12 litros. Esto se logra con el suministro de ruter, un alimento especialmente diseñado con ese objetivo que se empieza a dar de a poco en el comedero junto con la alfalfa y luego se lo reemplaza por una ración que mantendrás en la etapa posterior.

Son terneros de 60-70 kilos y requieren mucha atención todos los días”, remarcó Berli, y explicó que después de ese periodo los terneros van al campo a comer alfalfa, avena o algún campo reservado con buen forraje. Según detalló, en esa segunda etapa se busca una ganancia diaria de peso de 800 gramos, y para eso se los suplementa con una ración que equivale al 1,5 por ciento de su peso y que está compuesta en un 70 por ciento por maíz, en un 28 por ciento por expeller de soja 28 y otro poco de concentrado proteico.

Además del control de ganancia diaria de peso se hace lectura de bosta para entender si la alimentación está bien equilibrada. Cuando llegan a los 150-160 kilos, en marzo-abril, se los junta con el resto de los terneros de destete tradicional y se los clasifica en machos cabeza de parición, hembras de entore precoz y en machos y hembras chicos, para evitar la competencia por el alimento en los comederos y hacer un manejo diferenciado de cada categoría”, detalló.

Mirá también