Nacional

En Pilar crearon remises "a prueba de coronavirus" para llevar a contagiados o vecinos con síntomas

En Pilar crearon remises

Con el sistema de salud al borde del colapso en muchos lugares del país y las redes de ambulancias funcionando con esquemas full time por el coronavirus, en Pilar lanzaron un novedoso sistema de traslados para las personas contagiadas o quienes tienen síntomas compatibles con el Covid-19.

La semana pasada, el Municipio puso en funcionamiento un servicio de remises especiales para que aquellos que contrajeron la enfermedad o sean casos sospechosos eviten desplazarse en transporte público o por las calles del distrito.

"Son parte de un sistema integrado que involucra a los centros de testeo, diagnóstico y aislamiento. El objetivo es sacar de circulación al virus y a la gente infectada para prevenir contagios", explica Hernán Galimberti, secretario de Salud local.

Entre viaje y viaje, los vehículos son íntegramente sanitizados.

Entre viaje y viaje, los vehículos son íntegramente sanitizados.

La nueva flota de autos especialmente acondicionados "a prueba de coronavirus" es dinámico. Cada jornada comienza con 10 choferes y sus vehículos a la espera de la asignación de un traslado, que puede ser desde el domicilio del vecino demandante o en alguno de los tres centros de testeos municipales (kilómetro 46 de la Panamericana, Pilar Centro o Presidente Derqui).

Ya mayoría de los viajes, según lo determinen las autoridades sanitarias a cargo de cada paciente, tienen como destino final el domicilio del vecino (en caso de que pueda cumplir cuarentena estricta en soledad durante su recuperación) o alguno de los espacios de aislamientos comunitarios (en los predios de los clubes Villa Marista o Hebraica).

Para hacer uso de la nueva herramienta de traslado que organizó el Municipio, todos los que presenten síntomas compatibles con el coronavirus deben comunicarse al 107. Allí un operador atenderá la consulta y, en caso de ser necesario, derivará al paciente al servicio de telemedicina.

Luego serán interrogados telefónicamente por un médico, quien definirá si la persona requiere ser examinada o aislada. Si la situación es de gravedad, solicitará el envío de una ambulancia. Sino, definirá el traslado con el pedido de un remís.

Cada uno de los autos de la nueva red fue acondiciono especialmente para evitar potenciales contagios. Además de una cortina de plástico que divide la parte delantera de la trasera del móvil, para evitar la exposición física del chofer y el paciente, tiene que haber alcohol en gel disponible en ambos sectores. Por supuesto, además los choferes fueron capacitados con especial insistencia en el uso correcto de tapabocas y narices o máscaras.

Una cortina plástica divide el sector delantero y trasero de los 10 autos que integran, por turno, la flota.

Una cortina plástica divide el sector delantero y trasero de los 10 autos que integran, por turno, la flota.

"Se analiza si el paciente tiene los medios propios para asistir a los centros de testeo sin tomar un colectivo o transporte público. En caso de que no, irá uno de los autos", precisa Galimberti. Los remises también trasladan a pacientes desde los centros de testeos hacia los de aislamiento.

"Detectamos a través del 107 y de los tres lugares donde se hacen los test que hay mucha gente que no puede trasladarse por su cuenta, por eso pusimos a disposición este sistema que es seguro y cumple con todas las medidas sanitarias", agrega el funcionario.

Más allá de las medidas de seguridad, después de cada viaje las unidades son íntegramente desinfectadas.

"Mi hija llamó y le mandaron el remís rapidísimo. Le hicieron el hisopado y la trajeron de nuevo a su casa. Por suerte, el resultado fue negativo. La trataron excelente", cuenta Elva, vecina de Del Viso.

AC