Nacional

Estreno: 'Tenet', otro rompecabezas de Christopher Nolan

Estreno: 'Tenet', otro rompecabezas de Christopher Nolan

En un año sin salas, Tenet ocupó una buena parte de las conversaciones sobre cine. El director Christopher Nolan cuenta con un grupo de seguidores fieles que ven en cada nuevo filme suyo una oportunidad para tratar de agotar las redes de sentido que traman sus películas. Con su estreno en la Argentina, Tenet propicia el retorno de ese ritual.

Un agente de la CIA participa de una operación fallida, es capturado y traga cianuro. Al despertar descubre que la cápsula no tenía veneno y es reclutado por una organización secreta llamada Tenet para una misión especial: detener un ataque proveniente del futuro que podría destruir el mundo entero. En el presente, los científicos de Tenet desarrollan técnicas para revertir la entropía o, más simple, para hacer retroceder las cosas en el tiempo. Una bala, entonces, puede ser unfired y regresar desde el sitio de impacto al arma. De ahí en más, la carrera contra un terrorista ruso se libra en un campo de batalla inestable y confuso que incluye acciones invertidas y personajes que se desplazan en direcciones temporales opuestas.

Muchas películas de Nolan funcionan según el formato que en inglés se llama puzzle-film, como películas-enigmas que proponen desafíos lógicos e invitan al público a completar las piezas faltantes. Tenet cruza el thriller con la ciencia-ficción, como si las intrigas gélidas y discretas de la última etapa de Steven Soderbergh fueran sacudidas por premisas del sci-fi más popular imaginable. El resultado, sin embargo, tiene un parentezco con El origen, otra película irregular cuyas ideas aplastaban la narración hasta no dejar en escena nada que no fuera un alarde de inteligencia cinematográfica. La utilización totalmente inédita de la cámara invertida pierde su potencial ludicidad cuando pasa a integrarse en el complicado sistema de significación de la película: Nolan no concibe el cine como ocasión de disfrute sensorial sino como una hermenéutica para iniciados; menos un espectáculo que un problema ingenioso que debe descifrarse.