Nacional

Fricciones entre la formación del arquitecto y la realidad laboral

Fricciones entre la formación del arquitecto y la realidad laboral

De acuerdo al registro de encomiendas profesionales y a proyectos de investigación basados en encuestas específicas, tan solo entre el 10 y el 15 % de los arquitectos se dedica al proyecto y dirección de obras.

“Muchos elegimos la carrera porque nos gusta eso pero los números muestran que son pocos los que podrán hacerlo al graduarse”, arrancó el Arq. Agustín García Puga en la presentación de la mesa.

Según el CPAU, en 2019 en CABA había 11 mil matriculados. Ese año se registraron solo 3.837 encomiendas para obras en un total de 25.069 registros.

Las encomiendas para habilitaciones y Ley 257 (conservación de fachadas) abarcan entre el 50 y 60 % del total y, junto con instalaciones e informes técnicos, reúnen la amplia mayoría de los encargos que registran los profesionales.

En los últimos años se han apliado las brechas existentes entre formación y profesión.

En los últimos años se han apliado las brechas existentes entre formación y profesión.

Estos números se refrendan en todo el país, según pude comprobar con mi participación en FADEA”, expresó. Sin considerar el 2020, se puede resumir que últimamente un 15 % del total de encomiendas conforman el primer grupo en todo el país.

Abrió el debate señalando que eso “es un llamado de atención a la academia, a las facultades de arquitectura”.

En 2020, un 15 % del total de las encomiendas correspondió a proyecto y dirección de obra en todo el país. Foto Mario Quinteros

En 2020, un 15 % del total de las encomiendas correspondió a proyecto y dirección de obra en todo el país. Foto Mario Quinteros

La presentación de la Arq. María Inés Lapadura, investigadora de la FADU-UBA, aportó información interesante sobre la situación profesional de los graduados en los últimos 15 años residentes en el AMBA.

Situación actual

Fueron dos proyectos de investigación del CPAU y la FADU-UBA, con auspicio de la SCA, que sondearon a través de encuestas a arquitectos de 30 a 38 años, repartidos equitativamente en varones y mujeres.

La mayoría tenía empleo y casi la mitad se desempeñaba en varios ámbitos laborales: 33 % en relación de dependencia, 35 % independiente, un 11% era empleador y un 8% trabajaba con un contrato a tiempo determinado.

Para Lapadura, “la complejidad del mundo actual amplía las brechas existentes entre formación y profesión, con más puntos en conflicto; y se distingue en el avance del universo digital que la pandemia aceleró”.

Un 33% de los arquitectos trabaja en relación de dependencia, según una investigación de la FADU (Xinhua/Jorge Villegas)

Un 33% de los arquitectos trabaja en relación de dependencia, según una investigación de la FADU (Xinhua/Jorge Villegas)

La mayoría de los encuestados consideró que los conocimientos adquiridos eran medianamente suficientes para poder desempeñarse. Sin embargo, “la relación se invierte respecto a temas omitidos o poco profundizados, lo cual implica una mirada crítica respecto al contenido del plan curricular”, advirtió.

Esas temáticas con la sostenibilidad, problemáticas ambientales, el trabajo social con población vulnerable, y se suman a reclamos “históricos” en lo que hace a práctica y dirección de obras, y gerenciamiento.

De ese trabajo se desprende que el escenario actual requiere de un conocimiento mucho más atomizado y especializado en distinto tipo de temáticas. El rol tradicional de proyectista y director de obra solo abarca el 12% de las respuestas.

Incumbencias vs especialización

El Arq. Daniel Silberfaden, decano de la Facultad de Arquitectura de la UP, llamó a discutir las incumbencias profesionales y la extensión de las carreras con la posibilidad de redefinir especializaciones.

Del otro lado, el Arq. Ariel Pradelli defendió la formación de un pensamiento proyectual abarcativo y anclado con la realidad del país desde la perspectiva que le da la universidad pública.

Pradelli comparó a la FADU con el libro Rayuela, de Cortázar, en la amplia oferta de cátedras que habilita a “empezar y terminar por cualquier lado”. Expresó: “Me gusta defender esta facultad con tantas incumbencias. Cada uno puede hacer su recorrido y seguir su formación en posgrado, proyectos de investigación, etcétera”.

Carlos Castellano, titular de Construcciones en la FADU-UBA, apoyó "el amplio espectro que ofrece la universidad pública respecto de la formación profesional, siempre considerando que es arquitectura si está acompañado de la materialidad."

GB