Nacional

God Bless América... y Joe Biden

God Bless América... y Joe Biden

Durante mucho tiempo se pensó que no era posible que un católico fuera presidente de los Estados Unidos, hasta que John Kennedy se constituyó en el primero en llegar a la Casa Blanca. Esa actitud negacionista obedecía a la tradición antipapista de una porción del protestantismo, fundada en el prejuicio de que él no tendría libertad de actuación por ser súbdito de una religión-Estado, y que trataría de imponer sus creencias religiosas a los demás ciudadanos.

La objeción era similar a la que prácticamente hasta hoy ha venido sosteniendo el régimen chino y, respecto de los judíos fue una descalificación también difundida hasta épocas recientes por el antisemitismo.

Pero Kennedy pudo persuadir al electorado de que él era un ciudadano norteamericano que sabía distinguir la religión de la política y sus respectivas jurisdicciones. Hoy se trata de un prejuicio superado.

Joseph Biden es la contrafigura de Donald Trump, representativo de un populismo liberal, quien mantuvo una mal disimulada tirante relación con el papa Francisco, rubricada con un final cercano a una agria ruptura. Los católicos liberales exhiben un rechazo de todo cuanto consideran que el Papa contradice su ideología, a la que pretenden constituir en rectora de su fe religiosa.

Por el contrario, el nuevo presidente no ha ocultado que el catolicismo ha significado su sostén existencial y que desde hace años mantiene una actitud cordial con Francisco. Existen abundantes datos que permiten suponer que en ambos existiría una relación de mutua empatía, y ahora ha llegado el momento de ponerla a prueba.

Aunque el voto católico se divide casi por partes iguales entre demócratas y republicanos, Biden representa la emergencia de su creciente gravitación en Estados Unidos, inversamente proporcional a la declinación que ellos han sufrido en las últimas décadas en el resto del continente latinoamericano a manos de las corrientes evangélicas y sus teologías de la sanación y la prosperidad.

Contrariamente a la mantenida con Trump, la relación de Francisco con Joseph Biden presenta un clima completamente distinto, aunque tenga un punctum dolens por demás significativo en el aborto. Ella se remonta varios años atrás, y ha tenido sus nudos de encuentro hoy ya suficientemente conocidos, como cuando Francisco le asistió espiritualmente con motivo de la muerte de uno de sus hijos.

¿Cuál es la visión del Pontífice sobre los Estados Unidos? La vulgata sobre sus críticas al capitalismo y al consumismo podrían hacer pensar que él está muy lejos del “american dream”.

Para despejar el interrogante, nada mejor que acudir a una de las piezas emblemáticas de su pontificado, donde a través de Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day y Thomas Merton, hilvana magistralmente los conceptos de libertad, inclusión, justicia y diálogo como núcleos liminares del ideario norteamericano y de la doctrina social de la Iglesia. Francisco rubricó su discurso con un ruego que no requiere mayores comentarios: God Bless America.

Roberto Bosca es historiador. Director académico del Instituto de Cultura (ICC) y profesor de la Universidad Austral