Nacional

Hacían arreglos en un bar y descubrieron un increíble baño árabe del siglo XII

Hacían arreglos en un bar y descubrieron un increíble baño árabe del siglo XII

Unas obras en un bar del centro de Sevilla (sur de España) han sacado a luz un hamán almohade del siglo XII con unas bóvedas completamente cubiertas de pinturas de gran calidad, únicas en España.

Se trata del único baño árabe que ha llegado a la actualidad con una decoración integral, y no solo en los zócalos, a base de almagre (pigmento rojo) sobre blanco, con la típica lacería islámica y un paño con decoración geométrica que cubre el dintel de la puerta.

Este hamán, un testimonio más de la presencia árabe en España, fue ocultado y preservado durante más de un siglo.

Este hamán, un testimonio más de la presencia árabe en España, fue ocultado y preservado durante más de un siglo (EFE).

Este hamán, un testimonio más de la presencia árabe en España, fue ocultado y preservado durante más de un siglo (EFE).

Como han explicado desde el bar donde se ha hecho este hallazgo arqueológico, a principios del siglo XX el edificio donde se encuentra fue objeto de una remodelación a fin de convertirlo en un hotel y, entonces, se decidió ocultar el hamán para preservarlo.

Así se mantuvo, oculto, hasta el pasado verano cuando el bar Giralda acometió unas reformas, aprovechando el parón en la actividad provocado por la pandemia de coronavirus.

Se trata del único baño árabe que ha llegado a la actualidad con una decoración integral, y no solo en los zócalos, a base de almagre (pigmento rojo) sobre blanco, con la típica lacería islámica y un paño con decoración geométrica que cubre el dintel de la puerta.

Se trata del único baño árabe que ha llegado a la actualidad con una decoración integral, y no solo en los zócalos, a base de almagre (pigmento rojo) sobre blanco, con la típica lacería islámica y un paño con decoración geométrica que cubre el dintel de la puerta.

Fue entonces cuando se descubrieron unas pinturas murales de gran calidad y mucho más amplias de lo que en principio cabía esperar y decenas de luceras o claraboyas para el paso de la luz de distintas formas (octogonales, lobuladas, estrelladas...) y diferentes tamaños.

Las instalaciones (constituidas inicialmente por una sala templada, otra fría y otra caliente típicas de los baños árabes) parece ser que eran mayores, pero el ensanchamiento de la calle en la que se encuentran restó unos metros al edificio original.

Además, parte del sauna se utilizó desde principios del siglo XX como comedor.

Ahora el bar se ha convertido en un museo que visitan al día decenas de personas que, afirman desde el bar, "entran y se admiran por lo que ven".

Agencia EFE.

GML